internacionales

ANSA/ Ambiente: México prohíbe importación de glifosato

Por Agencia ANSA

19-12-2019 02:45

Por Marcos Romero CIUDAD DE MEXICO, 19 DIC - El gobierno mexicano ordenó suspender la importación de glifosato, aunque por ahora se ignora si en forma temporal o definitiva, ante denuncias de organizaciones civiles sobre daños a personas y medio ambiente.

La decisión impidió el ingreso ingreso a México de 1.

000 toneladas del producto denominado "Roundup", fabricado por el gigante químico alemán Bayer, usado por los campesinos para combatir la maleza en los campos de cultivo.

Se trató de una "medida de precaución" ante indicios de que el glifosato puede causar daños a la salud y al ambiente, pero Bayer, el principal productor del herbicida a nivel mundial, señaló que esa medida dañará la agricultura.

Las autoridades mexicanas señalaron que seguirán frenando la entrada del producto mientras no haya evidencia científica de que el producto es seguro para las personas y el medio ambiente.

Bayer, que el año pasado retomó la producción del Roundup tras adquirir en 63.

000 millones de dólares, al coloso Monsanto, ha enfrentado tres fallidas batallas judiciales en Estados Unidos contra personas que afirmaron que Roundup les provocó cáncer.

Ahora, se prepara para afrontar más de 42.

700 demandantes estadounidenses con acusaciones semejantes, lo que amenaza con dañar seriamente su reputación.

México decidió responder por primera vez a un reclamo reiterado de algunos grupos no gubernamentales como ya lo hicieron países donde se ha denunciado que el glifosato es seriamente dañino para la salud humana y del entorno.

Austria y Alemania aprobaron la prohibición de la sustancia y otros países europeos están considerando seguir su ejemplo.

"Bayer respeta y comparte el interés del Gobierno mexicano en proteger a agricultores y consumidores", señaló la compañía en un comunicado.

"Desafortunadamente, la decisión de prohibir las importaciones de glifosato no ayudará a mejorar la inocuidad de los alimentos, la seguridad o la sostenibilidad en el país", explicó.

El ministerio del Medio Ambiente argumentó que su resolución "privilegia la ley ambiental sobre los derechos de propiedad o industria", y citó estudios que muestran el daño que el glifosato causa a los polinizadores.

El mes pasado, el Senado aprobó una iniciativa para proteger el maíz nativo y prohibió la producción y comercialización de semillas mejoradas de este grano, a pesar de la reticencia del sector empresarial.

La senadora Ana Lilia Rivera, del oficialista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, izquierda), una de las promotoras del proyecto, que forma parte del colectivo "Sin Maíz no hay País", denunció que las semillas híbridas son acompañadas de glifosato.

La sustancia ha sido catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como cancerígena.

"Puede ser que sí se esté utilizando glifosato en el control de la maleza, pero no se puede utilizar dentro del cultivo porque dañaría la planta", respondió el diputado Absalón García, que rechaza la propuesta.

Desde hace varios años, una parte de la comunidad científica ha denunciado la presencia masiva de transgénicos y del potente herbicida, que se presume podría causar cáncer en productos elaborados con maíz, en particular "snacks", tostadas, hojuelas para el desayuno y tortillas.

Los expertos estiman que, en la medida en que México está "libre de transgénicos", debido a que están prohibidos por la ley y debido a una serie de evidencias, la contaminación obedece a la importación de maíz sobre todo de Estados Unidos.

Especialistas señalaron que "se detectaron trasgenes de líneas de maíz" que confieren tolerancia al glifosato y proteínas recombinantes que dan resistencia a insectos, con toxinas de origen bacteriano.

Los científicos exigen al gobierno la prohibición del uso de maíz contaminado procedente sobre todo de Estados Unidos para la fabricación de alimentos como los cereales que consumen a diario los niños en el desayuno.

Las grandes compañías como la estadounidense Gargill, y las mexicanas Bimbo y Maseca, han sido señaladas como responsables del uso de harinas contaminadas con glifosato y con transgénicos.

(ANSA).