internacionales

Acusan a 9 oficiales de crímenes contra la humanidad por el desalojo del acampe opositor en Sudán

Por Agencia Télam

27-07-2019 02:30

La Fiscalía General de Sudán acusó hoy de "crímenes contra la humanidad" a nueve oficiales de alto rango que participaron del desalojo violento de un acampe opositor frente a la sede del Ejército, en Jartum, el 3 de junio, en el que murieron decenas de personas.

La oposición rechazó los resultados de la pesquisa argumentando que la investigación no fue "neutral" y que no se ha contabilizado a todas las víctimas.

En una rueda de prensa, el jefe del comité de investigación, Fath al Rahman Said, que no identificó a los acusados, cifró en 87 el número de muertos y en 168 el de heridos durante el desmantelamiento de la acampada que los manifestantes habían mantenido a las puertas del cuartel general de las Fuerzas Armadas a lo largo de casi dos meses.

Al Rahman Said dijo que durante las investigaciones se ha identificado a un general que contravino las instrucciones de sus superiores y dio órdenes a los antidisturbios de abrir fuego contra los manifestantes, informó la agencia de noticias EFE.

Agregó que "personas enmascaradas" también dispararon contra los presentes en la acampada, por lo que no se puedo identificar a todos los responsables.

Además, dijo que no se han encontrado evidencias de violaciones sexuales durante el desalojo, ni del incendio de las tiendas de campaña, tal y como denunciaron los manifestantes y supervivientes posteriormente.

También negó que los cadáveres encontrados en el río Nilo con las piernas atadas sean víctimas del desalojo violento, después del cual fueron encontrados hasta 40 cuerpos en las aguas del Nilo, según los datos de un sindicato médico opositor que ha contabilizado todos los fallecidos y heridos.

La principal coalición de grupos civiles y partidos de Sudán rechazó los resultados de la investigación oficial a la que se refirió como "un intento de ocultar la verdad y enterrarla bajo los escombros".

La alianza Fuerzas de la Libertad y el Cambio exigió además la formación de un comité de investigación independiente, en base al acuerdo firmado recientemente con el Consejo Militar que gobierna Sudán para el reparto del poder entre los civiles y los uniformados.

Por su parte, la Asociación de Profesionales Sudaneses, que ha liderado desde el primer momento las movilizaciones en las calles, rechazó los resultados de las investigaciones y los consideró "no neutrales".

Su portavoz, Ismail Tash, destacó en una rueda de prensa que los muertos contabilizados por organizaciones opositoras y activistas son al menos 130 y no los 87 que ha reconocido hoy la Fiscalía en su informe.

Además, recordó que aún hay 38 desaparecidos desde los acontecimientos violentos del 3 de junio. (Télam)