internacionales

Abren el proceso que puede derivar en la suspensión de Nicaragua de la OEA

Por Agencia Télam

27-12-2018 08:45

El secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, abrió hoy el proceso para la aplicación a Nicaragua de la Carta Democrática Interamericana, un procedimiento ideado para sancionar hasta con la suspensión a los países con alteraciones en el orden constitucional.

"Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana", advirtió Almagro en una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, infromó la agencia EFE.

Desde el 18 de abril, Nicaragua está hundida en un estallido social con violentas protestas que apuntan a lograr la renuncia del presidente Daniel Ortega.

En respuesta a esa reacción popular, el gobierno llevó a cabo operaciones de represión en cuyo contexto se cometieron crímenes de lesa humanidad, de acuerdo con un reporte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Desde el estallido de abril, los organismos humanitarios nacionales e internacionales cifran entre 325 y 545 los muertos, mientras que el Ejecutivo solo admite 199 víctimas y denuncia un intento de golpe de Estado.

"Quisiera aferrarme a que usted y su Gobierno asuman la dignidad de asumir errores, de volver a principios que los llevaron a la democracia en Nicaragua", subrayó hoy Almagro en un directo mensaje al embajador nicaragüense ante el organismo, Luis Alvarado.

La Carta Democrática Interamericana es un instrumento jurídico aprobado en 2001 para la preservación de la institucionalidad en América Latina.

Su artículo 20 establece que el secretario general o cualquier Estado miembro de la OEA puede solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente cuando en un país de la organización "se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático".

El Consejo Permanente de la OEA debe decidir si existe esa "alteración" del orden democrático y, a partir de entonces, iniciar gestiones de tipo diplomático.

Si esas gestiones no llegaran a buen puerto, los cancilleres de la OEA quedan en condiciones de pedir en una Asamblea General Extraordinaria la suspensión del país en el que se considere que el orden democrático ha quedado interrumpido.

Mientras se llevan a cabo estas discusiones en Washington, en la ciudad de Catarina, a unos 40 kilómetros al sur de Managua, un grupo de feligreses fue agredido por personas afines al gobierno de Ortega dentro de una parroquia católica. No hubo reportes de heridos.

La sesión en la OEA para analizar el caso Nicaragua comenzó luego de que que el gobierno sandinista suspendiera precipitadamente la misión de dos organismos de supervisión dependientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La reunión del Consejo Permanente del organismo panamericano en su sede de Washington fue solicitada por los representantes en la OEA de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Perú y Estados Unidos, según figura en el documento de la convocatoria.

La misión del GIEI, encargado de ayudar a Managua en las investigaciones judiciales sobre la crisis político-social iniciada en abril, fue suspendida precipitadamente el pasado miércoles por las autoridades nicaragüenses junto con la del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), que vigilaba la situación de los derechos humanos.

En consecuencia, esta expulsión supuso la salida del país centroamericano de la CIDH. (Télam)