gremiales

Pereyra encabezó masiva asamblea por despidos y negó que haya sido un paro contra el gobierno

Por Agencia Télam

15-01-2020 06:45

El personal agrupado en el Sindicato de Petróleo y Gas Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, que conduce el senador nacional Guillermo Pereyra, paralizó hoy las tareas durante varias horas en el contexto de una multitudinaria asamblea general en la zona de Desfiladero Bayo, Rincón de los Sauces, en rechazo de los despidos producidos, aunque el dirigente desmintió que se haya tratado de "una huelga general" en la actividad.

Pereyra, legislador nacional por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y sindicalista petrolero, aseguró que la asamblea "no fue una medida de fuerza contra el gobierno nacional" sino "un encuentro de trabajadores para discutir los despidos en la actividad".

El dirigente gremial fue acompañado por el secretario de Administración del sindicato, Marcelo Rucci, otros referentes y la intendente local, Norma Sepúlveda, ocasión en la cual ratificó su "total respaldo" al presidente Alberto Fernández, a quien deseó "una gran gestión", a la vez que denunció que "las empresas toman de rehenes a los petroleros".

"Algunos medios nacionales afirman que los trabajadores hidrocarburíferos preparan la primera huelga nacional que tendrá el gobierno de Fernández. Los petroleros no están en contra de su gestión sino que la acompañan. Pero se oponen a la actitud patronal", afirmó.

El sindicalista denunció que "las patronales procuran arrojar un pesado fardo sobre las espaldas de los trabajadores y el gremio para desubicarlos", y responsabilizó a los empleadores de "las masivas cesantías y suspensiones", indicó un comunicado.

Además, Pereyra advirtió que la organización gremial "no permitirá que las patronales mantengan a los trabajadores de rehenes para solucionar sus problemas", a la vez que adelantó que el sindicato adoptará "las decisiones correctas para revertir la situación".

"Están en riesgo las tareas que se cumplen en las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y en otras compañías neuquinas, porque existe una maniobra para que las firmas relacionadas con Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) controlen las operaciones", dijo.

En ese sentido, aseguró que el gremio se opondrá a "esa maniobra“, que procura "el ingreso de gente de YPF a realizar las propias tareas para que las empresas locales desaparezcan, lo que les permitiría administrar a gusto la actividad y despedir", añadió.

Pereyra ratificó la continuidad de las asambleas generales en la totalidad de los yacimientos en los que tiene influencia el sindicato, y adelantó que a las 11 del próximo jueves 23 se realizará "una gran movilización de 25 o 30 mil trabajadores hacia la capital de Neuquén para defender de forma exclusiva los puestos laborales petroleros".

Rucci expresó su "preocupación" ante "los 600 telegramas de despido ya enviados y las 1.200 suspensiones producidas" y sostuvo que, en realidad, "la intención patronal es venir por todos, por lo que se impone más que nunca la solidaridad ante esa realidad".

El dirigente concluyó afirmando que el gremio realizó todos los esfuerzos e impulsó una conciliación obligatoria voluntaria para ofrecer "tiempo" al gobierno, y adelantó que el viernes habrá una reunión, aunque dijo que "las empresas no hicieron propuestas".

Sepúlveda, jefa comunal de Rincón de los Sauces, acompañó la asamblea realizada en la zona de Desfiladero Bayo y comprometió su respaldo al gremio en las decisiones que adopte; rechazó los despidos y explicó que el petróleo es "la matriz económica zonal". (Télam)