gremiales

Los municipales denuncian que hijos y nietos de golpistas del 55 intentan condicionar al Gobierno

Por Agencia Télam

14-09-2020 07:45

El secretario general de la Confederación de Trabajadores Municipales (CTM), Rubén García, advirtió hoy que "los hijos y nietos de los golpistas de septiembre de 1955 intentan condicionar y desestabilizar al Gobierno del presidente Alberto Fernández", al recordar las vísperas del 65to. aniversario de aquel episodio.

El 16 de septiembre de 1955 estalló un golpe de Estado contra el presidente constitucional Juan Domingo Perón, derrocado 7 días después por la autodenominada "Revolución Libertadora".

"Como entonces, los hijos y nietos de aquellos golpistas intentan condicionar y desestabilizar a Fernández, y se escondieron para ello detrás de los justos reclamos de los policías bonaerenses", afirmó García, quien sostuvo que sitiar "la Quinta Presidencial y la residencia oficial del gobernador Axel Kicillof en La Plata no se relaciona en nada con las demandas históricas de los uniformados".

Rubén García, quien conduce una organización de casi 600 mil municipales en todo el país, dijo que lo ocurrido puede reiterarse "en otras facetas", pero "lo grave es que ninguno de los tres partidos que integran Juntos por el Cambio (PRO, UCR y Coalición Cívica) se pronunció en contra de esos hechos", sostuvo.

Sobre el '55 aseguró que "el levantamiento militar, empresario y clerical, apoyado por los Estados Unidos, detuvo el mayor crecimiento económico-social de la historia argentina, que condujo Perón, la única persona electa tres veces presidente constitucional".

Advirtió que ahora "los hijos y nietos de quienes hicieron ese golpe pretenden completar su tarea y se aprovechan de los problemas estructurales que padece la sociedad, creados precisamente por sus políticas neoliberales".

García convocó a la oposición a "reflexionar y privilegiar el interés general ante la grave pandemia de coronavirus"; aseveró que "no es posible estar en campaña a un año de las próximas elecciones de medio término" y denunció que varios voceros policiales "tienen vinculaciones con el PRO y la Coalición Cívica".

"El peronismo apoyó con claridad a Raúl Alfonsín cuando el levantamiento de los militares carapintadas en 1987. El justicialismo se movilizó entonces hacia la Plaza de Mayo para defender al expresidente y a la democracia. No es posible priorizar los intereses de las corporaciones en lugar de los derechos civiles", dijo. (Télam)