gremiales

La fiscal de la causa por incidentes en UTA ordenó vallar el lugar ante nueva presencia opositora

Por Agencia Télam

14-01-2020 06:15

La fiscalía que entiende en la causa por los graves incidentes y la ocupación violenta de la sede de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), ocurridos el 16 de diciembre último, ordenó hoy a las fuerzas policiales porteñas el vallado alrededor del edificio ante "la posibilidad de que se produjese una nueva marcha opositora" hacia la organización.

Fuentes gremiales confiaron a Télam que las fuerzas de seguridad vallaron la zona entre la sede del sindicato, en Moreno al 2.900, y las calles Deán Funes y La Rioja, en prevención de una nueva movilización opositora hacia la sede nacional de la entidad, que conduce hace décadas Roberto Fernández.

Los voceros de la UTA, que integra la estratégica Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) que lideran el marítimo Juan Carlos Schmid y el ferroviario Omar Maturano, explicaron a Télam que la fiscalía que interviene en la causa ordenó a las fuerzas policiales de la ciudad de Buenos Aires el vallado de la zona.

Las fuentes oficiales de la UTA revelaron a esta agencia que al vallado se sumó la presencia de tres carros de asalto policiales como medida de "prevención".

El abogado de la lista opositora a Fernández, Andrés Arreygor, y otros tres dirigentes de ese espacio -que el 16 de diciembre protagonizó los violentos incidentes y la toma del edificio- ingresaron a la sede sindical y entregaron un petitorio a la conducción.

Según los voceros, la oposición a Fernández exigió la convocatoria a nuevas elecciones para renovar autoridades sindicales y la inmediata intervención de la obra social.

"No se entiende la postura de la oposición que responde a Miguel Bustunduy. Fernández renovó mandato a mediados de 2019. Los mismos que demandan la intervención de la obra social por supuesto mal funcionamiento son quienes afilian hoy a los choferes de la UTA a la obra social del gremio del vidrio", afirmaron las fuentes.

Los voceros oficiales explicaron a Télam que el procedimiento de esta tarde fue ordenado por la fiscal Estela Andrades, a cargo de la causa, respecto de quien los gremialistas expresaron su "más absoluta confianza" a partir de "pruebas de video irrefutables captadas el 16 de diciembre en ocasión del asalto a la sede de la UTA".

"La conducción gestiona mejoras económicas y está inmersa en el pago de grandes gastos para reconstruir la sede sindical, que fue totalmente destruida", concluyeron.

Choferes de colectivos de la Empresa Grupo Dota S.A. protagonizaron en diciembre graves incidentes en la UTA, en el contexto de un paro general de dos días por reclamos salariales y el despido de un delegado gremial con fueros y de los sucesivos cortes realizados en los puentes La Noria, Pueyrredón y Alsina de manera sorpresiva.

La oposición, que responde a Bustunduy, tomó el edificio, rompió vidrios y destrozó oficinas del edificio, mientras Fernández se refugió en el techo para evitar agresiones. (Télam)