gremiales

Con protestas persiste el conflicto gremial en el transporte urbano de pasajeros en Córdoba

Por Agencia Télam

20-07-2020 02:15

Los trabajadores del transporte urbano de pasajeros, nucleados en la Unión Tranviarios Automotor (UTA), realizaron hoy una nueva jornada de protesta con bloqueos en los principales accesos al centro de la ciudad de Córdoba, en reclamo por el pago de deudas salariales y en rechazo a la ordenanza que declara en “emergencia” al sector que hoy cumple 20 días de paro total de actividades.

Con un fuerte operativo de control policial, la protesta se concentró principalmente en los puentes y otros principales accesos al centro capitalino, aunque en algunos casos decidieron liberar media calzada para el tránsito vehicular, a pedido del fiscal de Instrucción Raúl Garzón.

Fuentes gremiales afirmaron que al menos dos de los trabajadores que participaban de la protesta fueron detenidos, como consecuencia de incidentes menores con las fuerzas de seguridad, y anticiparon que se mantendrán en las calles hasta que los liberen.

El gremio reclama el pago de deudas salariales y medio aguinaldo de junio, además rechaza la ordenanza que declara la “emergencia” del transporte urbano, que aprobó el viernes último el Concejo Deliberante capitalino.

Con ese instrumento, el intendente Martín Llaryora promueve profundas reformas al sistema, con reestructuración de líneas y recorridos, además de reducción horaria de las jornadas laborales de los choferes, algo que implicará reducción salarial.

El paro de actividades, que comenzó el 1 de julio, afecta a las empresas Aucor, Coniferal y ERSA.

El municipio anunció que, a partir de mañana, se habilitará un esquema de contingencia con servicios de transporte con trolebuses de la empresa municipal Tamse.

La titular de UTA, Carla Esteban, mediante un video, que dio a conocer a través de los medios y redes sociales, sostuvo que el conflicto “dejó de ser por una cuestión económica y pasó a ser una decisión política”, al afirmar que “la plata está” para pagar la deuda, y que las empresas y el municipio no lo hacen porque “juegan con la necesidad” de los trabajadores y que apuestan a “dividir” al gremio. (Télam)