espectaculos

Tali Gak debuta dejando Estelas entre el jazz y la música brasileña

Por Agencia Télam

18-05-2020 02:30

La joven compositora y música rioplantese Tali Gak lanzó su primer disco solista "Estelas", integrado por un puñado de canciones propias, atravesadas por un lenguaje personal y etéreo, en donde conviven el jazz y la música latinoamericana.

"La canción fue un canal para poder unir dos formas expresivas que siempre sentí propias, que son la música como experiencia sonora y la poesía. Hay algo de la canción como formato que permite compartir algo muy íntimo, porque da la posibilidad de compartir una historia, una imagen descrita, además del paisaje sonoro que genera cierto impacto, cierto clima", indicó a Télam Tali Galk.

Dueño de un sonido acústico, con arreglos delicados y sutiles, en su álbum debut Tali canta en castellano, portugués e inglés 11 canciones que contemplan la música que habita en ella desde pequeña.

Con el formato canción como punto de partida, en "Estelas", la cantautora combina con naturalidad elementos de la música popular brasileña, aires de zamba y ritmos uruguayos como el candombe, con base en el jazz y sus armonías.

Tali Gak, quien se crió en el seno de una familia amante de la música, estuvo apuntalada por el reconocido Edgardo Cardozo en este disco solista, que contó con producción de Lautaro Feldman, y en el que se escucha la influencia de compositores como los brasieños Antonio Carlos Jobim y Chico Buarque.

"Estelas" presenta algunas curiosidades como "Poema sujo", fragmento de una obra del escritor brasileño Ferreira Gullar, y "Canción de cuna para una madre", homenaje a la canción de cuna en ydish "oyfn priepechik".


Télam: ¿Cómo surge la necesidad de hacer tu primer disco solista?

Tali Gak: Fue un poco a partir de la necesidad de plasmar de forma tangible, en un proyecto concreto, todo un caudal expresivo que apareció mientras investigaba el formato canción, que dentro de la música me permitió combinar lo sonoro con la palabra y la poesía.

T: ¿Cuánto tuvo que ver en esta propuesta Edgardo Cardozo?

TG: Edgardo Cardozo fue un maestro para mí, mediante sus talleres y su guía en ese ámbito encontré una nueva posibilidad compositiva. Hasta comenzar sus talleres nunca antes había escrito canciones y me abrió una nueva puerta en este sentido, y en otros tantos. Su aporte creo yo, es holístico. Toca mil fibras. Fibras de todo lo que nos compone, de todo lo que nos humaniza y esas fibras se juegan a la hora de crear música, porque la música es en última instancia la expresión de lo que cada uno es, del bagaje propio.

T: Se puede decir que es un disco homogéneo, dueño de un sonido cálido ¿Fue algo buscado? ¿O esta suerte de halo etéreo que sobrevuela las canciones surgió naturalmente mientras componías?

TG: Creo que hay una búsqueda de generar un lenguaje, pero se fue dando naturalmente en la forma de componer. Hay algo que organiza la composición y tiene que ver con el recorrido hecho dentro de la música, lo que uno escuchó y lo marcó, también la que aprendió en distintos ámbitos y formas. Creo que mi música deja entrever mucho del bagaje musical que traigo, las influencias, los sonidos que me fueron marcando. La sutileza, o ese sonido etéreo, quizás leve, tiene que ver con mi forma de expresarme hoy y brota de mi naturalmente de esa forma. Una vez que fue claro ese recurso en mi forma

T: ¿Cómo es tu vínculo con la música brasileña y con en MPB? ¿Cómo influyeron en vos y en tu música?

TG: La música brasileña fue parte de lo que se escuchaba a diario en mi entorno desde muy temprano. Hice identidad con ese mundo sonoro porque siempre me conmovió y me trajo mucho disfrute. Luego viví un tiempito en Rio de Janeiro y ahí terminó de afianzarse el gusto y la influencia de la MPB en mí. Fui conociendo más de cerca las expresiones artísticas cariocas y mucho de eso quedó plasmado en el uso de las armonías y la forma poética de mi música. (Télam)