espectaculos

“Seinfeld” cambia de casa en el cable y arranca con maratón

Por Agencia Télam

09-06-2020 01:00

“Seinfeld”, la sitcom que marcó un antes y un después en el rubro de comedia televisiva desde fines de los Â’80, cambia su clásica pantalla en el cable local y comenzará a verse, desde este domingo a las 11.50, por Warner Channel.

La emblemática serie creada por Jerry Seinfeld y Larry David sobre las vivencias de un grupo de cuatro amigos en Nueva York iniciará su viaje por la nueva señal en formato de maratón, con la emisión en continuado de los cinco episodios que conformaban su breve primera temporada.

Jerry, el irritable George Costanza (Jason Alexander), la temperamental Elaine Benes (Julia Louis-Dreyfus) y el extravagante vecino Kramer (Michael Richards) protagonizaban una serie “sobre la nada”, como suelen decir Seinfeld y David.

En rigor, la sitcom presenta a cuatro personajes neuróticos y sus desventuras en una ciudad en la que todo puede ser motivo de molestia, y por lo tanto de risas para el público.

Desde 1989, durante nueve temporadas y 172 episodios, “Seinfeld” cambió la historia de la TV: políticamente incorrecta, la serie iba en contra de lo que se esperaba de una comedia, escapaba a los lugares comunes y a las moralejas, todo en un corrosivo tono irónico.

Mientras que las sitcoms, antes y después también, solían tener finales en los que los protagonistas aprendían la lección y recapacitaban sobre sus acciones, “Seinfeld” parecía postular lo contrario: la naturaleza del ser social es irritante y la gente no cambia.

Junto con “Married with Children”, que inició dos años antes y que en Argentina se adaptó en la forma de la interminable “Casados con hijos”, marcó la pauta para una nueva serie de personajes protagónicos misántropos que el público ama no por sus cualidades sino por sus profundos defectos.

Diez premios Emmy de la Academia de Televisión estadounidense, tres Globos de Oro y ratings descomunales la consagraron entre lo mejor de la historia de la TV.

A 22 años de su final, Warner Channel se hace con la exclusividad de la serie que rompió todos los moldes. (Télam)