espectaculos

Se estrena Malamadre, una película sobre los mandatos de la maternidad

Por Agencia Télam

20-12-2019 04:00

La guionista y directora Amparo Aguilar estrena hoy en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) "Malamadre", un filme documental que reflexiona sobre los mandatos implícitos y explícitos de la maternidad desde la experiencia propia, de otras mujeres y de los hijos e hijas "para hablar de aquello que no se habla".

"Creo que Malamadre es una oda a las contradicciones, porque lxs humanxs somos así: contradictorixs, y ahí está nuestra magia. Entonces encuentro algo muy rico en dar con mujeres que son madres y que están dispuestas a abrir esas contradicciones para que se vean y que eso, lejos de volverlas monstruosas, las vuelve bellas", destacó la realizadora en charla con Télam sobre el filme que se puede ver todos los viernes en el Malba.

- ¿Qué busca reflejar la película?

- Varias cosas: por un lado que ni los mandatos, ni los deseos son iguales para todas. Esto es algo que las feministas tenemos que poder incorporar: nuestra lucha es emancipatoria y -creo yo- libertaria, no de establecimiento de nuevos cánones según nuestra mirada de clase. Por otro lado, en la película se evidencian cosas concretas como la falta de políticas públicas (y de los espacios colectivos) para pensar la crianza de les hijes como un fenómeno que nos implica a todes.

- Antes hablaba de las contradicciones.

- Sí, intentamos pensar profundamente y sin prejuicios sobre cómo la maternidad en un contexto adverso como es vivir en el capitalismo más patriarcado puede tornarse enloquecedora. Y lo interesante es que esta reflexión es conjunta: no se trata de "mi" mirada sobre el asunto (aún cuando forma parte del documental), si no de abrir la puerta para que entren la mayor cantidad de miradas posibles.

- En relación con la maternidad es habitual que aparezcan los prejuicios y la idealización.

- Las mujeres, históricamente, hemos sido habladas por otros. Es decir que en casi cualquier tarea o rol que ocupemos, enfrentamos una construcción acerca de cómo debemos ser, que nunca construimos nosotras. En relación a la maternidad esa construcción se vuelve aún más perversa: porque somos a la vez las oprimidas por el sistema y las encargadas de reproducirlo en la crianza de las generaciones siguientes. Creo de verdad que si repensamos este vínculo y el rol materno, vamos a poder aportar mucho a vivir de otra manera en el futuro.

- ¿Hay un sentir distinto en cada mujer sobre la maternidad que dificulta llegar a una definición o a una sola reflexión?

- Sí, por suerte. El peligro que enfrentan los movimientos políticos masivos, como somos los feminismos ahora, es a armarse de idearios monolíticos. Si algo interesante podemos aportar desde el arte creo que es eso: la fuga. Siempre va a haber otro mundo posible. Así que -aún cuando apostamos a tomar una posición clara- que "Malamadre" no te haga pensar en una definición o reflexión absoluta, para mi es un halago.

- ¿La sociedad o el sistema impone un rol de mujer y un rol de madre que van de la mano?

- Lo primero que está pegoteado es "mujer" con "madre" como implícito. Y supongo que eso no se va a terminar de despegar hasta que... sea ley, primero. Y luego que ese cambio cultural decante y cale hondo: mujer va por un carril y madre por otro, la que quiere los junta. Ahora: ¿si las mujeres madres podemos vivir nuestra individualidad sin dejar nuestro rol de madres? ¡Puf! ¡Es dificilísimo! Pero ojalá algún día estemos tan livianas de culpa que lo logremos! (Télam)