espectaculos

Rosie ODonnell sobre su debut en el drama: Es el tipo de rol que quise durante toda mi carrera

Por Agencia Télam

16-05-2020 02:45

La actriz y comediante estadounidense Rosie O'Donnell, famosa por su carrera en el stand up y por el talk show que llevaba su nombre a fines de los '90, dijo a Télam que el papel que desempeña en el drama trágico de HBO "I Know This Much Is True" es el tipo de rol que quiso toda su vida.

"Nunca me habían ofrecido un rol dramático como este", confesó la ex presentadora de "The Rosie O'Donnell Show" -con el que ganó numerosos premios entre 1996 y 2002-, acerca de su rol como Lisa Sheffer, una trabajadora social y amiga de uno de los dos hermanos gemelos que Mark Ruffalo interpreta en la miniserie de HBO, que este domingo a las 22 emitirá su segundo episodio.

Basada en la elogiada novela homónima de Wally Lamb y adaptada y dirigida por el realizador estadounidense Derek Cianfrance ("Blue Valentine", "The Place Beyond the Pines"), "I Know..." es una miniserie de seis partes ambientada en los '90 y centrada en el personaje de Dominick Birdsey mientras lidia con una tragedia tras otra tanto familiar como personal.

Entre los numerosos reveses y complicaciones que debe cargar sobre sus hombros, Dominick tiene a su hermano gemelo Thomas (ambos encarnados con maestría por Mark Ruffalo), que sufre esquizofrenia y por el que siente una mezcla de profundo amor, responsabilidad y resentimiento.

Con los problemas de Thomas, Dominick debe entrar en contacto con el personaje de O'Donnell, una trabajadora social que lo asistirá no sólo con su gemelo sino también con sus propias dificultades.

Y aunque la actriz no reniega de una exitosa trayectoria de roles cómicos entre los que se encuentran "Un equipo muy especial" (1992), "Sintonía de amor" (1993) o su interpretación de Betty Mármol en la adaptación de "Los Picapiedra" (1994), siente que este es el papel que puede abrir su carrera a otro tipo de propuestas.

Por videollamada desde Nueva Jersey, en aislamiento y a pocos kilómetros de la "Gran Manzana", que hoy es el epicentro mundial de la pandemia de coronavirus, O'Donnell conversó con Télam acerca del momento en que llega esta oportunidad a su vida y la forma en que la miniserie aborda el tema de los trastornos mentales.

Télam: Tras décadas como comediante, ¿qué significa para vos este papel dramático?

Rosie O'Donnell: Tuve la suerte de obtenerlo. Fue mi papel en la serie "SMILF" (2017-2019) el que vio la esposa de Mark Ruffalo e hizo que me recomendara para esta serie. Es difícil cuando sos comediante, es difícil cuando siempre interpretás al compañero divertido del protagonista. Este es el tipo de rol que quise durante toda mi carrera y espero que vengan otros similares en el futuro.

T: ¿Y cómo fue la experiencia?

RO: Cuando estaba en los 40 recuerdo pensar que cuando estuviera en los 60 quería tener esta clase de roles, y acá estoy con 58, con un rol hermoso, no cómico, dramático. Tuve suerte de estar en manos de Derek (Cianfrance) porque fue fenomenal, nos permitía improvisar y encontrar los momentos reales de autenticidad entre nosotros en la escena. Fue liberador, porque el primer día tenía mucho pánico y nunca había tenido tantas líneas fuertes antes. Normalmente entro, hago unas pocas frases, un remate y ya está.

T: Has sido muy abierta en el pasado acerca de tus propios problemas psiquiátricos y de que lidiás con la depresión desde hace décadas. ¿Haber visto cómo Derek Cianfrance y Mark Ruffalo encararían la cuestión de la esquizofrenia fue un factor determinante para aceptar la propuesta?

RO: Estaba familiarizada con el libro y sabía cómo representaba a los esquizofrénicos como seres humanos completos, no sólo como asesinos violentos. Habitualmente en la televisión o las películas estadounidenses cuando hay un esquizofrénico, está matando a alguien. Y ese no es el caso en la vida real; si van a lastimar a alguien lo más probable es que la persona a la que lastimen sea a ellos mismos. Estaba feliz de que la representación de la esquizofrenia fuera precisa; los esquizofrénicos merecen nuestra compasión, en vez de que los ridiculicemos o los veamos como villanos. La salud mental es algo con lo que he lidiado toda mi vida; en 1999 empecé a tomar medicación y tendré que tomarla por el resto de mi vida. La concientización sobre los temas de salud mental es importante y creo que esta serie va a ayudar en ese sentido.

T: ¿Cómo preparaste el rol de esta trabajadora social?

RO: Los trabajadores sociales son personas que quieren ayudarte a ganar una batalla que no parece ganable. Tuve una maestra en séptimo grado que fue como una figura materna cuando murió mi mamá y que dejó la enseñanza para convertirse en trabajadora social y estuvo en mi vida hasta que murió. Entonces estaba muy familiarizada con lo que implicaba ser trabajadora social, la tenacidad que tenés que tener para poder encarar este trabajo sin pausa, que nunca llega a una conclusión, nunca hay un final, siempre hay un nuevo paciente. Me encantó de alguna manera honrar a esta figura materna que tuve en la vida.

T: La miniserie, ya de por sí muy sombría, llega en un momento en el que el mundo está preocupado...

RO: Pensé lo mismo cuando lo vi. "En medio de la pandemia, con la gente en aislamiento, ¿ahí es cuando vamos a mostrarles esta serie?". Se ve como el camino de Job en la Biblia, lleno de duras pruebas en el que cada cosa que puede salir mal, sale mal. Pero hay redención al final, hay mucha compasión humana entre las personas, de una manera extraña es estimulante hacia el final. (Télam)