espectaculos

Paula de Luque explora la creatividad de Oscar Araiz para Escribir en el aire

Por Agencia Télam

03-11-2020 03:00

La cineasta Paula de Luque estrenará el jueves a las 20 por Cine.ar el largometraje "Escribir en el aire", en el que visita el proceso creativo del coreógrafo Oscar Araiz en una experiencia que, advierte, "habla del arte como búsqueda y de la obra como quimera".

"La película aporta una mirada distinta del proceso creativo en particular de Oscar, y también, en general, de cualquier artista. Cómo se juegan los propios fantasmas, la niñez, los temas a los que volvemos una y otra vez cada vez como si fuera la primera cuando estamos frente al acto de crear una nueva obra", consigna De Luque durante una entrevista con Télam.

La realizadora, de 54 años que también tiene un pasado como bailarina y coreógrafa, abunda: "Mientras Araiz bucea dentro de sí mismo y nos deja mirarlo, yo también hago un proceso parecido en la construcción de mi propia obra cinematográfica. Podría decirse que la película nos mira a ambos".

"Escribir en el aire" viene a engrosar la filmografía de la artista que anteriormente propuso películas como "Todas esas cosas", "El vestido", "Juan y Eva", "Néstor Kirchner, la película" y "Las formas de las horas".

Actualmente, además, Paula comanda el Festival Ficsur y la plataforma de contenidos audiovisuales Octubre TV y decidió enlazar sus dos pasiones artísticas en este documental en torno a Araiz y sus musas.

El coreógrafo nacido en Punta Alta en 1940 es considerado uno de los iniciadores de la danza contemporánea en la Argentina, donde creó el Ballet del Teatro San Martín en 1968, una usina de producción para su fecunda y laureada producción danzante.

Télam: ¿Cómo surgió la decisión de encarar esta película en torno a la obra de Oscar Araiz?

Paula de Luque: Hacía mucho que quería hacer una película cuya protagonista fuera la danza. Oscar es una gran figura nacional e internacional con quien además tuve la oportunidad de trabajar como bailarina en el Ballet del San Martín. Él tiene una mente de vanguardia, le gusta la experimentación y el riesgo, y el cine siempre lo apasionó.

T: ¿Cuánto influyó tu actividad como bailarina y coreógrafa para atreverte a esta travesía?

PdL: Influyó mucho. Como cineasta una tiene la posibilidad de acercarse a otros mundos, e incluso de inventar nuevos, pero la danza y el cine son mis dos universos creativos. Me formé desde niña y ejercí profesionalmente la danza en Argentina y en otros países desde muy joven. Al cine fui llegando también a través de la danza y de la danza teatro. Son lenguajes muy hermanados en tanto trabajan con los ejes cuerpo/movimiento/espacio y palabras.

T: Fue difícil convencer a Araiz de ser parte central de este proyecto?

PdL: Para nada, lo llamé por teléfono y lo invité a mi casa, tomamos un té y me dijo que sí. Es que es un hombre divertido, le gusta la aventura. Al principio no quería que apareciera su imagen en el set, pero después eso también le gustó, le perdió el miedo y le encantó.

T: "Escribir en el aire" se propone poner en diálogo los modos de creación de dos disciplinas artísticas diferentes ¿Qué balance hacés de esa exploración y de ese diálogo desde el lugar de la cineasta?

PdL: A mi entender son lenguajes hermanos. Hacía tiempo que quería jugar dentro del cine con el borde entre realidad y ficción, en la idea misma de que todo es ficción en el momento en que es encuadrado por una mirada subjetiva. El cine tiene algo mágico, todos sabemos que una ficción es un hecho inventado y sin embargo toca fibras íntimas que nos conmueven. Es como un dispositivo por el cual el espectador se mira a sí mismo. En esta película en particular, puse especial acento en este juego de miradas. Como cajas chinas, una ficción dentro de otra ficción.

T: Al respecto, ¿cuánto se modificó tu proceso creativo a partir de esta experiencia?

PdL: Es la película en la que más libre me sentí. Realmente durante todo el proceso percibí que cada paso modificaba al siguiente y podía y debía volver a considerar el relato. Digo esto porque el cine es fundamentalmente la planificación del trabajo, sin embargo aquí tuvimos todos, en el set y en la post producción, mucha capacidad de improvisación y mucha conciencia de lo dinámico del proceso creativo que atravesamos.

T: ¿Con qué expectativas enfrentás el estreno a través de Cine.ar? ¿Creés que la tristeza por no poder exhibir en salas se compensa con la posibilidad de tener más espectadores para el filme?

PdL: Sí, creo que en el futuro un esquema mixto sería interesante. La sala a oscuras es algo irremplazable. La conexión con el público, el sonido y la imagen están pensadas por nosotros siempre para el cine. Pero es cierto que la televisión y las plataformas online llegan a muchísima gente. Yo misma dirijo una plataforma de cine y series del Grupo Octubre y este año tomé la decisión de invitar a todos los festivales de cine que de otro modo iban a suspenderse y que pudieron hacerse a través de Octubre TV para dar la posibilidad al público de poder conocer y disfrutar de contenidos muy buenos. No nos olvidemos que el cine es del público.

T: Días atrás se cumplieron 10 años del fallecimiento de Néstor Kirchner ¿Qué significó su figura para vos como directora del documental acerca de su trayectoria política y también como ciudadana?

PdL: Sobre todo como ciudadana y trabajadora de la cultura Néstor Kirchner devolvió la esperanza y la capacidad de pensarnos como pueblo con sentido de soberanía cultural. Esa fue una de las grandes batallas. Poner sobre la mesa de la discusión la cultura, es decir la personalidad y la autoestima de un pueblo. Como directora de la película me siento muy honrada de haberla dirigido, fue una experiencia que me marcó. Recibí muchísimo amor y agradecimientos. También recibí mucho odio, lo cual habla de la política de nuestro país desde el '45 sobre todo. (Télam)