espectaculos

Pablo Sbaraglia: historia de la transmutación de un profundo dolor en arte

Por Agencia Télam

01-05-2020 02:45

Tras un largo y difícil proceso, el músico Pablo Sbaraglia logró transmutar en arte el profundo dolor experimentado por la muerte de Clemente, su pequeño hijo de poco menos de dos años, a través de la publicación de "Mon amour", una urgente canción dedicada tanto al niño como a su madre, inseparable compañera del artista en este derrotero.

"Cuando el dolor está a flor de piel y sin procesar, no hay nada capaz de morigerarlo o transmutarlo en nada. No hay canción, no hay música, no hay arte, no hay nada que lo haga zafar. Primero necesitás tiempo y luego sí aparece la transmutación", expresó el músico en diálogo con Télam.

Y precisó: "Es como que necesitás que bajen un poco las brasas. Es un dolor que sigue estando pero ahí sí es cuando entra esto. La verdad que, a través del hecho de haber editado la canción, publicarla y que ya no sea mía, y empezar a recibir devoluciones, fue que pudimos volver a hablar con alegría de Clemente".

La canción, publicada junto a un emotivo video que mezcla imágenes del niño con otras del artista cantando el tema en estudio, y que el próximo viernes 8 de mayo estará disponible en Spotify, también logró ver la luz gracias a un regreso de Sbaraglia a la actividad a partir de las presentaciones de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, la banda que suele acompañar en vivo a Carlos "El Indio" Solari y de la que forma parte.

En tal sentido, el músico detalló que "la canción estaba medio hecha desde hacía un tiempo, pero no había logrado terminarla hasta ahora" y que "el envión" se lo terminaron de dar "los conciertos Fundamentalistas de marzo".

"Ahí reconecté con algo que estaba dormido", apuntó el ex Los Romeos, Alphonso´s Entrega y Man Ray, entre otras importantes bandas.

"De a poquito, cada tanto, me sentaba e intentaba avanzar, pero con tanto dolor que no podía hacer demasiado. Los últimos tiempos empecé a conectar con los chicos y con la música de manera cotidiana, no eventualmente como era en los otros años, que sólo nos juntábamos a ensayar para algún concierto un par de veces y se terminaba", amplió.

Esa "cotidianeidad" se dio cuando Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado se reunió en octubre pasado en un concierto a beneficio del baterista Martín Carrizo, quien debía afrontar un costoso tratamiento de salud, y tras el éxito obtenido, con el aval del propio Solari, encaró una serie de nuevos conciertos.

Ese material, que tuvo su pico en marzo pasado con dos shows agotados en el porteño estadio Malvinas Argentinas, actualmente está siendo compartido por temas en las redes oficiales del grupo.

En cierto modo, ese fue el fin de una suerte de letargo en el que estaba sumergido Sbaraglia desde el invierno de 2016, cuando falleció su hijo, luego de una larga lucha que incluyó varios meses de internación en terapia intensiva.

Más allá de la historia que rodea a la canción, "Mon amour" es una sencilla pieza de conmovedora belleza, que transmite más una celebración a la vida que una lacrimógena coda, algo que se refuerza al ver las vitales imágenes del pequeño Clemente en acción.

"Ese video nos trajo a Clemente de vuelta. Se habla mucho de él en mi familia, está presente. Creo que en esta canción, mi mano también fue un poco guiada por él porque salió todo muy sencillo, sin pensarlo, muy fluido", reveló Sbaraglia.

Pero el difícil proceso hasta la cristalización de la canción trajo aparejado para el artista un posicionamiento distinto respecto del trabajo que, en cierto modo, lo liberó de algunas viejas trabas.

"Mi manera de laburar fue bastante distinta a la habitual, incluso mejor. Por ejemplo, en esta ocasión, cosa que se decidía, no se revisaba. No dejaba nada pendiente. Ecualizaba la voz de una manera y así quedaba, no volvía para revisarlo. A veces, cuando uno revisa mucho pierde ese impulso inicial y esa era una tendencia que tenía yo antes", contó.

Y acotó: "Pude sacarme prejuicios. Pude sacarme la constante indecisión de revisar. Estoy más maduro y la experiencia de los Malvinas me dio seguridad al cantar. Yo siempre sentí que esa era una deuda. Esta canción la pude cantar sin pensar, di por sentado que estaba bien. Así que la cante como con alegría, como disfrutándola, y es la primera vez que me pasa".

A raíz de su propia experiencia y del rol que juega la música a nivel social en la actual coyuntura de confinamiento social obligado por la pandemia de coronavirus, el artista reivindicó su efecto "sanador".

"La música es un remedio probado, por algo están proliferando tantas manifestaciones artísticas novedosas en estos tiempos. La música te permite viajar sin moverte o conectar con emociones. A mí me costaba mucho la conexión con las emociones, pero esta canción me permitió volver a hacerlo", graficó.

"Esta canción también tuvo de bueno que no la hice con muchas expectativas, sólo por el placer de volver a conectar con esas cosas que tanto me gustaban. Y no lo pensé como una ofrenda, pero al final fue así. Cuando le mostré la canción a la familia, mi papá me dijo: `Nos lo debías´. Esas palabras me hicieron tomar la dimensión que para quien conoció a Clemente, está bueno tenerlo ahí", concluyó. (Télam)