espectaculos

Nica Rex Uno sabe cuando hace lo que puede pero hay una gran diferencia cuando hace lo que quiere

Por Agencia Télam

29-12-2018 07:45

Los Reyes del Falsete sorprenden nuevamente con el lanzamiento de su más reciente álbum “Guacalart”, un sólido trabajo de siete composiciones propias, desprejuiciadas, que se recuestan sobre la experimentación electrónica y que remiten a los inicios de la banda.

Este álbum, editado dos años después de “Lo que nos junta” (2016), definió el desenlace de un momento bisagra del trío conformado por Nica Rex (guitarra y voz), su hermano Tifa Rex (batería, voz) y Juanchy Munchi (guitarra y voz); dos años antes de que “Guacalart” saliera a la luz, todos los instrumentos de los músicos fueron robados.

“Fue un gran shock y algo de eso hay también hubo en 'Guacalart', fue una prueba de fuego. La primera vez que nos juntamos a ensayar use la guitarra que me habían regalado cuando tenía 15 años, tocamos con instrumentos prestados o regalados y terminamos con una sonrisa. El ensayo había sido buenísimo, fue una vuelta a nuestros comienzos, a disfrutar sin prejuicio”, recordó Nica Rex en diálogo con Télam.

Este cuarto álbum de la banda nacida en Adrogué contempla siete temas que llevan al extremo la idea de heterogeneidad y que se entrelazan en una suerte de collage con estética lo-fi (del inglés low fidelity) entre canciones acústicas y electrónicas de amor, voces completamente distorsionadas, aires indies, melodías pop-rock, temas en los que cantan amigos y hasta una canción en clave de hip hop.

“Uno sabe cuando hace lo que puede pero hay una gran diferencia cuando hace lo que quiere y 'Guacalart' es lo que quisimos hacer. Cuando compusimos 'La fiesta de la forma' (álbum debut, de 2009) no sé hasta qué punto podíamos hacer lo que queríamos, sobre todo en la producción”, remarcó el músico.

La siguiente es una síntesis de la entrevista con Télam

- Télam ¿Cuál fue el germen de “Guacalart”?

- Nica Rex El proceso fue mucho más libre. No hubo concepto ni idea preconcebida. Tiene temas nuevos, otros viejos, muchos compuestos durante giras, en un micro, en un Ipad o en la habitación de hotel. Retomamos un concepto muy viejo que usábamos cuando arrancamos con la banda para nosotros Guacalart era la estética muy 2000 de Fotolog, de fotos pixeladas, de 16 bits, y que nos encantaba. Había una belleza detrás de todo eso que era una locura. Con este disco nos reencontramos con esas cosas que están por fuera de cualquier tipo de canon, vamos por muchos lugares que nunca transitamos y sin miedo de zarparnos.

- T ¿En qué lugar ubica este álbum a Los Reyes?

- NR Es un disco raro y al mismo tiempo es el trabajo que más nos representa porque siempre quisimos hacer un disco así y no podíamos porque no teníamos herramientas técnicas ni conocimientos. Está muy influenciado por Internet desde la estética y es más contemporáneo porque solíamos hacer discos conceptuales de 13 temas y lanzamos Guacalart con siete. A la gente que le gusta el primer disco, que es super homogéneo, es mas difícil que le guste este último. De hecho, es la primera vez que tuvimos opiniones tan disparejas. No sabemos con qué comentarios podemos toparnos.

- T ¿Este disco les marca un antes y un después como banda?

- NR “La fiesta de la forma” nos marcó un antes y un después. Ya éramos una banda de Internet y la gente nos conocía, pero fue nuestro primer disco y nos introdujo en el ambiente de la música independiente con El Mató, 107 Faunos y miles de bandas más. Al tiempo entendí que lo que tenía ese álbum era el humor y el desparpajo porque teníamos 20 años y no teníamos idea de nada, lo que hicimos fue jugar. En ese sentido “Guacalart” es un retorno y es una síntesis de “La fiesta de la forma” y “Días nuestros”. (Télam)