espectaculos

Maite lanza su primer disco con los hombres que amó como excusa

Por Agencia Télam

13-07-2020 11:45

La cantautora Maite lanzó “Igual, no”, su prometedor debut discográfico, en donde a lo largo de nueve canciones, en donde predominan sonidos de pop electrónico, y que con un nombre masculino en el título de cada una de ellas, evoca a distintos "amores" que atravesaron la vida personal de la intérprete.

Sin embargo, en un tono que muchas veces ronda el humor absurdo, la temática no consiste tanto en una evocación emotiva a esas personas, sino que revela el papel que juega la mirada de los otros en torno a las relaciones de pareja y a los roles que se asignan.

“Los hombres son una excusa porque en realidad el disco habla de procrastinar, de poner en el otro lo que está en uno”, explicó Maite en diálogo con Télam.

Y amplió: “Estoy tan atravesada como todos por los mandatos y hay algo de la realización de la pareja que, durante mucho tiempo, me distrajo. Me refiero a la mirada del otro, la importancia que una le pone como mujer. Siempre fue muy pesada esa carga”.

Con un “sonido electrónico pero tocado por músicos”, como gusta definirlo, la producción cuenta con Rafael Villazon, en teclados; Marcelo Baraj, en batería; Paco Arancibia, en bajo; en tanto que, Diego Olivero, Charlie Desidney y Santiago Segret grabaron los solos de guitarra.

Télam: ¿Cómo fueron tomando forma estas canciones y cuándo supo que tenía entre manos un disco conceptual?

Maite: Las canciones las escribía con un amigo y siempre me burlaba porque todas eran para algún novio o proyecto de novio. Entonces, el chiste era que me decía que le pusiera directamente el nombre de esa persona. Luego, fue tomando otro vuelo que me llevó a acotar un mundo y, además, era un mundo de posibilidades.

T: ¿De qué manera empieza a aparecer el humor en todo esto?

M: Las letras empezaron siendo muy dramáticas pero en los procesos de construcción del disco empezó a aparecer el humor. Creo que así funciona en la vida. Cuando algo está muy “dark”, aparece un chiste. Lo que me parece importante transmitir en esto es que nada es muy serio, ni siquiera la tragedia más profunda. Por algo hacemos arte, para redimir aquellas cosas que nos pasan.

T: ¿Cómo siente que dialoga esta propuesta con la lucha por la igualdad de géneros?

M: Dialoga muy directamente y, también, un poco sin querer porque fue un proceso personal ligado a un proceso más social. El drama con el que empezó el disco no es el mismo con el que terminó. Creo que es una excelente oportunidad para corrernos de todos los lugares comunes que nos hacen daño. El disco habla de feminismo sin querer, en este sentido. (Télam)