espectaculos

La violencia de género vuelve a escena en Buenos Aires con Jackelin tiene un límite

Por Agencia Télam

24-07-2019 12:30

El unipersonal "Jackelin tiene un límite", co-escrito y protagonizado por Ariana Caruso que aborda la violencia de género, tendrá el sábado un único regreso a la escena porteña tras una recorrida de cuatro años por diversas salas del país.

La vuelta de la obra con textos también escritos por Sergio Lobo, dirección de Gerardo Cardozo y co-dirección de David Toro, se concretará el sábado 27 a las 22 en El Ópalo (Junín 380, Ciudad de Buenos Aires).

"Jackelin tiene un límite" que además se nutre del diseño de maquillaje de Agustina Caruso, vestuario de Yanina Viegas Mendonça, escenografía de Antonella Caruso, voz en off de Adriana Bellott y música de Alisa Kaufman, "circula gracias a la vigencia que tiene la temática y a los cambios que vive la sociedad", resaltó la actriz y docente.

Caruso indicó a Télam que la obra "es vista con mayor conciencia a partir de una apertura mayor del público a los temas que trata: Violencia psicológica, simbólica, económica".

Estrenada en 2015, el tránsito nacional de la pieza reconoció desde marzo pasado funciones en Paraná, Entre Ríos, Tandil, Tigre y DonTorcuato, entre otros, y el viernes 23 de agosto se verá en la Sala Attp de Santa Rosa (La Pampa).

Télam: ¿La obra resuena diferente de acuerdo al tipo de público que la recibe?

Ariana Caruso ¡Sin duda! Me ha tocado transitar el público del festival nacional sobre violencia de género, y estar en diversos encuentros de esta índole y allí resuena desde un lugar más reflexivo. En cambio, en otro tipo de funciones, se pondera la poetica de humor con la que está abordada la historia.

T: ¿Cuánto cambió esa mirada del espectador desde 2015 hasta ahora?

AC: La mirada del espectador cambió porque, por suerte, nuestra sociedad no es la misma. En las funciones que tuve este último tiempo pude observar que la obra es mirada con mayor responsabilidad.

T: ¿Y la propia en relación a lo que está contando/actuando?

AC: Siento que el mayor cambio es comprender el material desde otro lugar, comprender su naturaleza más sensible y cada función animarme a transitar lo que vive Jackelin, al margen de los resultados, vivir cada instante lo que a ella le pasa. Ahora la veo a Jackelin como a una mujer que lucha por liberarse de una relación violenta y tortuosa, y que quiere y necesita empoderarse. Este último tiempo trabajé en cambiar propuestas de la puesta en escena, por ejemplo volver a los orígenes de clown que tiene el personaje y recuperar la mirada a público esto es un gran cambio que potencia y me acerca al espectador.

T: ¿Cómo sigue el camino de "Jackelin tiene un límite" de ahora en más?

AC: Lo que noto es que la obra crece a pesar mío. Cuando pienso "cumplió su ciclo" me llega una propuesta para seguir haciéndola. Así que el camino será que siga creciendo. (Télam)