espectaculos

La historia de Canela, en filme de Cecilia del Valle que es un alegato por las diversidades

Por Agencia Télam

13-05-2020 02:30

"Canela", documental de Cecilia del Valle que sigue los pasos y decisiones de una mujer trans de 62 años que realizó la transición de género a los 48, se estrenará mañana en la plataforma de Puentes de Cine con un costo de visionado que en parte irá a organizaciones y redes de la Liga LGBTIQ+.

"Canela desde los comienzos me dijo que quería visibilizar su historia, ayudar. Acercarse al otro con amorosidad y empatía comenzó a ser un faro mientras la registraba, pero eso fue sucediendo naturalmente ya que muchos prejuicios vienen de la mano de ignorar derechos y particularidades de las distintas construcciones identitarias", destaca Del Valle a Télam.

El filme cuenta la historia de Áyax Grandi, un arquitecto de la ciudad de Rosario que a los 48 años decidió ser Canela, y se posa en el momento de la vida de la protagonista en el que se debate entre intervenir quirúrgicamente su cuerpo o no.

La cineasta apunta que el documental "habla acerca de una vida con avatares, tensiones familiares, encuentros con ex parejas, amistades nuevas, dudas y miedos. Miedo a no ser cuidada como ella cuidó. A no poder encarar ciertas decisiones sola": "Cuando yo comencé con el registro ella ya había hecho el cambio de género hacía unos años, pero comenzaba a dar otros pasos y a tener nuevos dilemas", añade.

Y capaz de correr el foco de la propia historia a la que presta su cámara, Cecilia confiesa: "La película fue importante para mí primero, hacerla, encontrarla. No pensé en principio para quién la hacía, como tampoco sabía muy bien de qué iba a tratar más allá que ella como persona me parecía fascinante y sabía que quería contar un paréntesis de su vida. Así de extraños son los documentales".

"Canela" estará disponible desde mañana en la página www.puentesdecine.com y a través de MercadoLibre, el acceso tendrá un costo de 160 pesos con un link con 48 horas de vigencia. 50 pesos del total de la entrada será destinado a la gestión de fondos para el acompañamiento de personas trans en todo el país a través de las organizaciones y las redes de la Liga LGBTIQ+.

Además, habrá charlas especiales en las redes sociales de pcicine.

Télam: Tu primer acercamiento con Canela tuvo que ver con la arquitectura, con la ciudad de Rosario y con la faceta orgánica de la disciplina ¿Podes contar algo de esas visiones compartidas que te fueron acercando a ella?

Cecilia del Valle: Me gusta como a ella todo lo relacionado con la arquitectura, cómo para explicarme distintas cuestiones, hasta personales, cita a algún arquitecto que ama. Me acuerdo una vez que yo estaba mal me habló de vivir a la sombra del muro como la gente que vive en una casa y le construyen un edificio alto y tiene el patio sin sol para siempre. O la frase de esconder las raíces en la helada hasta que sea tiempo de despertar cuando yo le preguntaba por qué el cambio no había sido antes. "Crecer fuera del sitio y ser único" o existir en el "presente continuo" y "comenzar repetidas veces". Yo sentía que cuando hablaba de la arquitectura orgánica ella lo pregonaba como una forma de vida, una forma de ser en el mundo y que aplicaba a su cambio de género y a la posibilidad de ser diversa.

Yo amo la arquitectura, es una pasión como el cine. Disfruto de esa posibilidad colectiva de construir mundo y Canela es una gran cinéfila. Así que desde un principio teníamos amores en común.

T: ¿Cuánto de ese impulso vital de Canela por dar vuelta gran parte de su existencia te atrajo para la propia aventura de asumir el documental?

CdV: Asumir un documental fue un viaje largo y sinuoso, lleno también de preguntas y avatares. Seguramente ella fue una inspiración para esta tarea que fue más ardua y larga de lo que yo esperaba. Creo que una cosa interesante que aprendí de ella fue dejar de apurarme, todo llega cuando es su momento. Un documental se va escribiendo orgánicamente con lo que le sucede a la persona perfilada, con lo que te sucede a vos como realizadora cuando vas conociendo su vida y la de la gente que la rodea o no la rodea. Dudé mucho sobre de qué realmente se trataría la película. Iban surgiendo muchas cosas en su vida, en la mía, y en el país también. Tuve vaivenes varios por los cambios en el Incaa, la inflación y llegué a pensar que nunca la iba a poder terminar. Los equipos técnicos flotantes, un crédito personal que aún pago indignada y varios laboratorios y residencias para llegar a escuchar lo que la película tenía para decirme.

T: En otro registro, "En el nombre del padre", la última obra de Pepe Cibrián Campoy, aborda una situación parecida a la de "Canela". ¿Supiste de la obra?

CdV: Escuché sobre la obra pero no fui a verla lamentablemente. Si vi "Transparent", una serie de Amazon que también trata de un padre que de grande hace el cambio de género y recuerdo que una de las hijas decide llamarlo "ma-pa", porque le incomoda llamarlo papá, y mamá ya tiene. En el caso de los hijos de Canela siguen llamándolo papá, y eso aparece en la película. Y a ella no le genera ningún problema. Su madre también lo llama hijo y Áyax, que era su nombre como hombre. Quizás eso si le molestaba un poco, pero siempre valoró la actitud de ella que lo recibió amorosamente en su casa cuando se separó y también, dentro de lo que pudo, apoyó el cambio.

T: Más allá de que la pandemia canceló el Bafici ¿Qué implicó para vos como cineasta haber tenido a tu película seleccionada allí?

CdV: Estábamos muy contentas porque es un festival con mucha visibilidad y prestigio. También estamos contentas ahora de poder sumar una causa solidaria y estrenar en un cine virtual. Luego del primer cimbronazo todo tomó un rumbo que me parece interesante. (Télam)