espectaculos

La actriz británica Hellen Mirren cumple 75 años

Por Agencia Télam

26-07-2020 07:45

La británica Hellen Mirren, ganadora en 2007 del Oscar como mejor actriz por "La reina", celebra hoy sus 75 años como una de las intérpretes mejor pagas y reconocida de la pantalla y el teatro de Gran Bretaña.

Nacida el 26 de julio de 1945 en Hammersmith, al oeste de Londres, su verdadero nombre es Ilynea Lydia Mironoff.

Hija de una inglesa y un aristócrata ruso que tras la revolución bolchevique se instaló en la capital del Reino Unido, al ser nombrada Dama del Imperio Británico en 2003 señaló: “Soy hija de un inmigrante y una parte de mí siente como si hubiera sido adoptada”. Pocos años después, su interpretación de Isabel II de Inglaterra le dio el Oscar en 2007 mientras, con la obra teatral “The Audience”, también sobre la monarca, consiguió el Tony en 2015.

Mirren debutó en teatro con “Marco Antonio y Cleopatra”, de William Shakespeare, en 1965, y su actuación y su prestancia conquistaron de inmediato al público y a la crítica.

Luego de haber aparecido en televisión y haber participado con pequeños papeles en el cine, volvió a llamar la atención en “A Midsummer Night's Dream” (1968), de Peter Hall y al lado de David Warner –no estrenada comercialmente en la Argentina-; a lo que se sumaron sus papeles en “El mesías salvaje” (1972), de Ken Russell, y “Un hombre de suerte” (1972), de Lindsay Anderson.

Tuvo varias intervenciones en la TV inglesa y volvió al cine con “Hamlet” (1977), del español Celestino Coronado, donde cubría los papeles de Ofelia y de Gertrudis; fue Morgana en “Excalibur” (1981), de John Boorman; y también apareció en “2010: El año que hicimos contacto” (1984), de Peter Hyams.

En 1992 levantó oleadas de admiración por su personaje Jane Tennison de la miniserie “Prime Suspect” y de vuelta en la pantalla grande actuó en “Sol de medianoche” (1985), de Taylor Hackford -a la sazón su marido en la vida real-, más “La Costa Mosquito” (1986), de Peter Weir.

En 1989 deslumbró con escenas muy jugadas en la abusiva “El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante”, de Peter Greenaway, una película de obligada revisión periódica y, entre otros títulos, filmó “La locura del Rey Jorge” (1994), de Nicholas Hytner, “Critical Care” (1997), de Sidney Lumet, y “Gosford Park” (2001), de Robert Altman.

También se la vio en “Las últimas órdenes” (2001), de Fred Schepisi; “Código de honor” (2003), de Sean Penn; “Chicas de calendario” (2003), de Nigel Cole; “Hitchcock” (2012), de Sacha Gervasi; en varias de la serie “Rápidos y furiosos”; “Anna: El peligro tienen nombre” (2019), de Luc Besson; y “El buen mentiroso” (2019), de Bill Condon, dentro de una lista cuantiosa.

En 1979 participó en “Calígula”, del petardista italiano Tinto Brass, un experimento sobre historia romana con insertos de escenas pornográficas -a cargo de profesionales del género- y dentro del elenco figuraban nombres de prestigio como los de Malcolm McDowell, Peter O'Toole, John Gielgud, Teresa Ann Savoy y Paolo Bonacelli.

Mirren ganó numerosos premios además del Oscar por “La reina”: tres Globos de Oro, cuatro BAFTA, un Tony y dos como mejor actriz del Festival de Cannes. (Télam)