espectaculos

Jansenson inaugura Noches mágicas que pueden ayudar a recuperar la humanidad

Por Agencia Télam

06-11-2020 04:00

El mago Jansenson, uno de los ilusionistas más importantes y reconocidos de la Argentina, iniciará mañana la serie de "Noches mágicas" con funciones por streaming desde el Paseo La Plaza desde las que procurará demostrar que "el arte del ilusionismo puede ayudarnos a recuperar la humanidad".

"Nos entumecemos en el mundo ruidoso y frenético en el que vivimos y cada vez necesitamos estímulos más grandes y ostentosos para sentir, pero considero que la magia está en todas partes todo el tiempo, la magia de lo cotidiano, de las pequeñas cosas", postula Jansenson en charla con Télam.

Con ese objetivo, el mago consigna: "Para eso invito a mi públicos a viajar con la imaginación a la niñez, a jugar, creer y sentir esperanza otra vez, a despreocuparse un poco, a dejar caer las máscaras y las armaduras que la vida del capitalismo y la gran ciudad nos obligan a llevar".

"Noches mágicas" tiene, de momento, dos de sus cuatro veladas anunciadas (las de mañana y el 14, ambas a las 21), a través de www.plateanet.com donde se prometen "experiencias teatrales inmersivas".


Télam: ¿Qué implica en tu caso encarar estas "experiencias teatrales inmersivas"?

Jansenson: El teatro como lugar convocante al que el público va a buscar entretenimiento e información casi no existe más. Desde hace varios años, convivimos con personas que son nativas digitales, que entienden que el entretenimiento llega a través de las plataformas y que puede (con la tecnología disponible) hablar para que el mundo escuche, hacer para que el mundo vea. El teatro inmersivo es aquel en el que el espectador pasa a ser participante, co-creador, responsable de la experiencia, igual que quienes la proponen. Yo no soy el mago que hace para que la gente vea. Soy el que conduce el vehículo para que disfrutemos juntos del re-encuentro con lo misterioso.

T: ¿Es más complejo transmitir la magia a través del streaming que en una función en vivo y con el público adelante?

J: Sí y no. Hay cosas que son más difíciles, y otras que son más sencillas.

La cámara no pestañea ni se distrae con el teléfono móvil. Es más difícil engañar a la cámara que al ojo humano. En este caso debo engañar a cuatro cámaras al mismo tiempo. Es más simple mirar a los ojos a cada persona del público mirando a la lente de la cámara, que en un teatro de 500 personas. Al mirar directo al ojo de la cámara uno está mirando a los ojos a cada persona, desde muy corta distancia. En una función en vivo es más complejo hacer sentir a cada persona cuidada, integrada, cerca. Como estos dos, hay mil ejemplos más.

T: ¿En qué momento se encuentra la magia como disciplina a nivel mundial?

J: En un gran momento, y en un pésimo momento. Es un gran momento para quienes trabajamos en la reinvención, la permanente inquietud acerca de qué está sucediendo y qué podría suceder, o deseamos que suceda. Acabamos de crear, con un amigo de Londres (Richard Pinner, mago muy reconocido), un proyecto que se llama Performing Magic, en el que conversamos con otros colegas que respetamos y admiramos sobre el arte y la ciencia de presentar, de actuar ante el público, en el tiempo presente. Y en un pésimo momento en el sentido de que las redes sociales de la brevedad hacen creer a cualquiera que puede hacer desaparecer una moneda y consigue seguidores como mago/a. Y así se llena de "ruido", como sucede en otros rubros. La diferencia es que nadie que no sepa tocar bien el piano se sienta al piano a tocar.

En la magia sucede que cualquiera que sepa hacer desaparecer un naipe enciende la cámara y le hace magia al mundo, muchas veces con resultados muy pobres. (Télam)