espectaculos

Guillermo Beresñak emprende un introspectivo viaje a las raíces en A la sombra de un árbol azul

Por Agencia Télam

04-09-2020 04:15

El cantautor y productor Guillermo Beresñak sacó a relucir su veta más folclórica, a través de un puñado de canciones caracterizadas por su tímbrica de guitarra y bombo legüero, y bucólicas letras que conducen a un viaje introspectivo, en "A la sombra de un árbol azul", su nuevo disco disponible en plataformas digitales.

Aunque el abordaje de cada corte en este trabajo da cuenta de cierta minuciosidad en el estudio de los ritmos autóctonos, y de respeto por determinadas tradiciones sonoras y climas, el músico reconoció a Télam que todos los conceptos "fueron traducidos" a su propia impronta personal.

"Si quería escribir una cueca, estudiaba veinte cuecas, por ejemplo. Pero entendiendo los estilos, más lo que quería decir, fui traduciendo, porque no quería disfrazarme de gaucho para hacer esto. Mamé mucho folclore de chico pero soy del conurbano", justificó el artista.

Pero más allá de ritmos y sonoridades, la impronta casera, con sonidos de ladridos de perros callejeros o el cantar de grillos que se colaron por ventanas abiertas durante la grabación, suma un elemento clave al espíritu autóctono del disco.

"El disco cuenta esto de estar tomando mate con mi compañera en el jardín, rodeados de perros. Algo natural, esas pequeñas cosas como las ranitas del estanque de la vecina siento que también acompañaron a esta cuestión orgánica del disco; a esto de estar cantando `a la sombra de un árbol azul´", explicó.

Con una larga trayectoria en el circuito independiente y como productor de artistas tan disímiles como Miss Bolivia, Leonchalón o Natalia Oreiro cuando se puso en la piel de Gilda, Beresñak demostró ser un artista inquieto y ecléctico.

En ese sentido, aunque ya habían aparecido algunos indicios de su costado folclórico, "A la sombra de un árbol azul" supone una exploración en profundidad de este género, de la mano de algunos aportes indispensables, como Checho Fla y Chogua, en guitarra; Pastito, en charango; el percusionista Lauphan; y Chiavarino, en acordeón; entre otros.

"Me puse a estudiar cosas del Cuchi Leguizamón y Manolo Juárez en el piano pero no me era práctico. Me costaba mucho. Entonces decidí aprender haciendo un disco para mí, juntándome con gente que sabe", detalló.

En el disco, también están como invitados Tomás Ferrero, de Rayos Láser; el percusionista Santiago Vázquez; el locutor Lalo Mir; y los Club Atlético Fernández Fierro Alexey Musatov y Barros.

Con este nuevo lanzamiento, que es acompañado por el videoclip del tema "Antes que te duermas", dirigido por Viviana Stallone; Guillermo Beresñak brindó precisiones a esta agencia sobre los sonidos que definen este trabajo, el desafío de producir su propio material y el rol clave de la música en tiempos de aislamiento social.

Télam: ¿Cuándo definió que este disco iba a tener una veta tan folclórica?

Guillermo Beresñak: Tenía un mensaje que coincidía con la tímbrica de guitarra y bombo legüero, así que fue saliendo. Traté de no pensar en los prejuicios y me tiré a la pileta, con la ayuda de algunos amigos que saben mucho del tema. De chico, yo mamé mucho a Atahualpa y a Mercedes Sosa. Pero soy del conurbano, no quería disfrazarme de gaucho para esto, así que lo fui pasando por mi tamiz.

T: ¿Cómo aparecen esos sonidos naturales que aportan a crear un clima bucólico?

GB: Fue algo casual. Como productor, siempre me fijo que no se metan ruidos y un montón de detalles de ese tipo. Esta vez, estaba grabando en mi casa en enero y, como soy un poco claustrofóbico, abrí las ventanas cuando grababa los bandoneones y se metió una chicharra que quedó buenísima. A partir de ahí, esos sonidos naturales acompañaron la cuestión orgánica del disco.

T: ¿Cómo le resulta ser productor de su propio material en relación a ser productor de otros artistas?

GB: Me da mucho trabajo. Me vuelvo loco. Como productor siempre aporto la mirada externa y acá es más difícil. Pero me gusta que las cosas suenen como las imaginé. A veces busco colaboración en mi hermano, mi esposa o mis compañeros de estudio. Esa es la devolución que obtengo pero tampoco trato de abrirlo mucho porque cuanto más opiniones tenés, más te perdés. Alguna vez me pasó, pero este disco lo hice más relajado.

T: ¿Hay planes de presentación en vivo?

GB: El streaming no me llama mucho. La ilusión mía es poder salir con un grupo reducido de gente, cumplir con las medidas preventivas, pero tocarlo en vivo. La ilusión es salir a tocar aunque sea en lugares abiertos. Yo tuve un momento de cuarentena medio depre. Tengo problemas cardíacos, así que soy una persona de riesgo, y con el encierro se generó un combo muy emocional. A mí me ayudó hacer este disco y parte de la curación de la sociedad en el encierro fue la música. Por eso, me parece importante no dejar que se establezca la idea de que la música es lo último que vuelve porque es lo menos importante. No estoy de acuerdo. A la música hay que cuidarla como parte de nuestra salud. No puede ser lo último que vuelva. (Télam)