espectaculos

Guilermo Pfening: Las plataformas democratizan y amplían los horizontes de la ficción

Por Agencia Télam

06-11-2020 03:45

Guillermo Pfening, protagonista junto a Laia Costa de "Foodie love", serie española de Isabel Coixet que se estrena hoy a las 19.30 con un capítulo doble por la señal premium HBO y en streaming por HBO GO, contó que la propuesta trata de una "historia de amor posmoderno, desencuentros, comida y sexo" a la vez que celebró que las plataformas "democratizan y amplían los horizontes de la ficción".

"Lo que me interesó de esta serie es cómo está escrita, la manera que tienen de vincularse los personajes, cómo se mienten y se les van cayendo las máscaras", dijo Pfening ("Caito", "Distancia de rescate", "Nadie nos mira", "El practicante") en una entrevista con Télam.

A lo largo de 8 episodios, la serie de Coixet ("Mi vida sin mi", "La vida secreta de las palabras") cuenta la historia de dos personas que se conocen a través de una aplicación de citas para 'foodies' o amantes de la comida: Laia Costa (nominada a un BAFTA como estrella en ascenso en 2017 y ganadora del Premio Gaudí por su actuación en el filme "Victoria") interpreta a una editora de libros y Pfening a un matemático incauto e introvertido.

Los sucesivos encuentros, que girarán en torno a pequeñas perlas gastronómicas, los llevarán por escenarios de diferentes países como España, Italia, Francia y Japón.

"Lo de la App y la comida termina siendo una excusa para contar el relato: una vez que se encuentran lo interesante es cómo están planteadas las relaciones en el guion y que es un poco la especialidad de Isabel", resaltó el actor en referencia a la consagrada cineasta catalana, que por primera vez en más de tres décadas de trayectoria prueba suerte con una producción televisiva.


- Télam: ¿Cómo surge este proyecto?

- Guillermo Pfening: Yo había hecho en Nueva York "Nadie nos mira" de Julia Solomonoff e Isabel era coproductora. Cuando estrenamos en Madrid ella estaba a cargo y me dice que tenía que tener un representante en España, me presenta a su agente y después me cuenta que estaba escribiendo una serie y que había pensado en mí. Cuando me mandó los guiones me resultaron extraordinarios, súper descriptivos, que remitían a imágenes y pensé que iba a tener que hacer un casting pero me dijo que no, que había pensado en mí. Eso fue en diciembre de 2018 y en mayo de 2019 estaba en Barcelona preparándome para filmar.

- T: ¿Cómo es ese personaje en el que te imaginó?

- GF: De los dos, él es el más abierto a enamorarse, es un romántico y a la vez un matemático, por lo tanto es bastante estructurado y el personaje de Laia viene a desarmar todo eso. Es una historia de desencuentros, comida, sexo. De amor posmoderno en el sentido de esta cosa de sentirte enamorado, encaminado en una relación en la que no hay conexión. No entre ellos dos pero vienen de historias así, muy duras y les cuesta encontrarse porque aparece el pasado todo el tiempo.

- T: ¿Cómo fue el trabajo con Isabel?

- PF: Nos dio mucha libertad para trabajar, hay escenas donde nos desnudamos o tomamos una pastilla y nos ponemos re locos. Es otra cabeza también, son menos caretas allá, juegan más a la hora de contar cosas que pasan en la vida.

- T: ¿Cómo ves la ficción local en ese sentido?

- GP: Tiene un potencial muy grande. En televisión acá se hace siempre lo mismo, son ideas súper repetidas, las novelas ni hablar: historias de heroínas, toda gente linda o el que no es lindo es gordo. No me gusta para nada eso. Estamos en una etapa complicada, no hay ficciones, pero en general me parece que falta más locura. Generalmente el vuelo o lo arriesgado está en lo marginal y es lo más arriesgado que hay. Creo que las plataformas vinieron a democratizar un poco la ficción y a abrir y ampliar los horizontes. Estamos en ese proceso. Hay buenísimos actores, técnicos, escritores, pero a veces la idea que baja es un poco sesgada por un montón de cosas. Como sociedad también somos un poco así, entonces va a ir avanzando un poco. Se va tornar más inclusiva en muchos aspectos.

- T: ¿Qué valor imaginás que tendrá en Argentina el detalle 'foodie', fenómeno más extendido en Europa que aquí?

- GP: Si uno va a lo superficial de la serie puede decir que es algo "muy pijo o careta" pero si se quedan ahí se la pierden. Yo puedo ver "El marginal", donde no tienen la misma realidad económica que yo, o una de millonarios donde tampoco, pero empatizar con los dos porque eso es lo que tiene de lindo. Creo que la serie tiene un montón de cosas para identificarte: el amor, el desencuentro y también esa voz interna que todos tenemos cuando conocemos a alguien que en el primer capítulo aparece como "cartelitos" de diálogo y que a lo largo de la serie ese pajarito que te come la cabeza se mantiene de diferentes maneras.

- T: ¿Cómo es tu relación con la comida?

- GP: Me gusta comer, sé cocinar pero no soy de los que pueden cruzarse toda Buenos Aires para comer algo. Estos son unos locos de mierda que agarran el auto y se van a Francia, que para España es una distancia como puede ser para nosotros Uruguay, pero el 'foodie' es así. E Isabel es súper 'foodie', Laia también y yo no tanto, pero fui aprendiendo y probé cosas que nunca había comido en mi vida y que me encantaron, como el erizo de mar. (Télam)