espectaculos

Gobierno porteño y músicos avanzaron en un protocolo para grabación de discos y streaming

Por Agencia Télam

20-05-2020 04:30

Las autoridades del gobierno porteño y la Asociación Civil de Managers Musicales Argentinos (Acmma) avanzaron en la redacción de un protocolo que permitiría el regreso a las grabaciones profesionales de discos y de conciertos por streaming en salas, pero sin público, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Este martes ambas partes tuvieron su quinta reunión y se avanzó mucho con el protocolo que se espera tener listo para mañana y de ahí quedara en la esfera de la aprobación por parte del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Será el Estado porteño el encargado de dar los permisos y llevar el registro de las dos actividades y el encargado de controlar y hasta de suspender los eventos, según los artículos ya acordados del protocolo.

Ana Poluyan, manager de Pericos y vicepresidenta de Acmma, explicó a Télam que "la idea es ir abriendo una ventana para que todas las áreas de los espectáculos musicales desde el músico hasta los equipos técnicos puedan reactivar la actividad".

Las grabaciones de discos deberán ser profesionales y "no lúdicas", tendrán que realizarse por la noche, sin utilización del transporte público y con escasa cantidad de personas dentro del estudio.

"En el estudio van a estar el productor, el ingeniero de sonido, el baterista y su asistente o drum doctor. Nadie más. Todos respetando la distancia, y luego de que el baterista se retire con su equipo, deberá desinfectarse el estudio para que trabaje otro instrumentista", detalló Poluyan.

Sobre los grupos compuestos por gran cantidad de instrumentistas, Poluyan señaló que la propuesta es que "por ejemplo los bronces, vientos o cuerdas, los músicos estén grabando separados por mamparas de acrílico, contra la pared y nada de estar tocándose en el oído del otro. Y en la pecera de la consola, solo el productor y el ingeniero".

"Esto beneficia a todos los estudios, cada dueño e ingeniero de un estudio diseña protocolos de este tipo, cada uno sabe cuántos metros puede usar. No es necesario tener un estudio gigantesco, los que tienen estudios chicos saben cómo pueden hacer respetar las medidas de seguridad", observó Poluyan.

A las grabaciones se sumó un punto y es que el dueño o ingeniero de sonido deberá llevar una bitácora de la grabación y sobre las condiciones de higiene y seguridad implementadas durante la grabación.

Respecto de las grabaciones para streaming, Poluyan indicó que el protocolo apunta a reactivar "a todos los sectores de la música: escenógrafos, equipo técnico, iluminadores, videastas y plomos".

Las grabaciones serán sin público y la idea es incluir a lugares como los teatros Gran Rex y Ópera y otros de mediana capacidad, además de centros culturales y clubes con capacidad más acotada.

"La idea es que todo esté organizado. Primero -enumeró- va técnica y arma todo y se va a sus casas, luego iluminación, hace lo mismo, más tarde los escenógrafos y luego los músicos. A la hora de grabación del concierto en streaming en el Gran Rex o en el club no puede haber más de un 30 por ciento de su capacidad ocupada. Y ocupada por los músicos, pocos asistentes, sonido, luces y quienes filmen el show. Nadie más".

"Los conciertos deberán ser nocturnos y para desarmar todo debe hacerse por tandas. Y no puede haber gente de un área esperando afuera del teatro durante cuatro horas. Ese equipo debe volver a su casa y regresar al lugar del concierto cuando sea su turno de desarmar", precisó. (Télam)