espectaculos

Gastón Soffritti: Me aburro fácil y necesito ir mutando

Por Agencia Télam

18-01-2019 03:45

El actor Gastón Soffritti debutó en el rol de conductor junto a su novia, la actriz Stefi Roitman, en el ciclo "Pareja o despareja" que se emite de lunes a viernes a las 22 por la pantalla de NET TV.

“Me voy encontrando en este nuevo rol. Lo tomo con mucha tranquilidad, son muchos años dentro del medio. Hay algo en mí de inconsciente, de niño, que hace que me tire a la pileta”, explicó el actor sobre esta nueva experiencia en una entrevista con Télam.

El programa propone una disputa entre parejas para establecer cuál de ellas es la más sólida, a partir de sortear pruebas como poder identificar qué piensa cada uno del otro, reconocer defectos, recordar las cosas vividas juntos, hasta que al final del envío surge una ganadora, que obtiene una luna de miel con todo pago como recompensa.

Además de su trabajo como conductor, Soffritti produjo el año pasado para NET TV, “Millennials”, una ficción protagonizada por Nicolás Riera, Laura Laprida, Juan Manuel Guilera, Johanna Francella y Noelia Marzol, que retoma pantalla en marzo y que está en conversaciones para pasar a alguna de las plataformas de streaming.

“Esta serie, de la cual ya se emitieron 16 capítulos, aborda las distintas problemáticas de los millennials: sobre la libertad sexual, cómo piensan, cómo encaran las relaciones y cómo las aplicaciones están metidas en la vida de estos pibes”, agregó Soffritti, surgido en la escudería Cris Morena y que protagonizó títulos como “Chiquititas”, “Floricienta”, “Patito feo”, “Graduados” y “Simona”.

Télam: ¿Cómo llega a usted este proyecto de conducción en "Pareja o despareja"?

Gastón Soffritti: El productor Martín Kweller me venía diciendo hace años y siempre me negaba, pero cuando empezamos a hacer “Millennials” me planteé por qué no, hace 18 años que estoy en el medio, hice muchas tiras diarias y pensé que estaba bueno probar otras cosas, me aburro muy fácil entonces necesito ir mutando, cambiar, pasar de un rol a otro. Sí tenía claro que debía ser un programa que tuviera que ver conmigo para que funcione.

T: Dice que no estaba dispuesto a estar al frente de cualquier formato, ¿qué lo sedujo de este ciclo?

GS: Me animo a un programa de entretenimientos, de juegos, no a un formato como el de “Gran Hermano”, que es más difícil encontrarle la vuelta y que no tiene que ver conmigo. Este es un ciclo de parejas, en el que entramos en la vida de las personas desde el humor, es un mundo ligero, no se estanca en algo denso; con la situación que estamos viviendo en el país mucha gente necesita liberar la cabeza y divertirse.

Tengo muchas horas de psicoanálisis. Cuando terminé el secundario quería estudiar psicología, no lo pude hacer y ahora lo hago en vivo (risas).

T: ¿En qué piensa que innova esta propuesta?

GS: Es un programa de parejas conducido por una pareja, eso ya plantea un problema inicial que es resolver nuestros quilombos antes que el de los demás. Es un desafío, tenés que definir roles y esto sumado a que es un programa de juegos que van al hueso, como por ejemplo hay uno que se llama “permitidos”, en el que se le pregunta a uno de los integrantes de la pareja si se daría un “permitido” con amigos de él o de ella y después tenés que volver a casa y ver qué pasa.

T: ¿Cree que al conducir con su pareja exponen su intimidad?

GS: Estamos involucrados, los ejemplos de los juegos son nuestros, contamos qué nos gusta, qué hacemos y eso logra más empatía con los participantes y con el público. No ponemos límites en nuestra participación, más bien dejamos que fluya. (Télam)