espectaculos

En ParaAnormales lo cotidiano se puede volver monstruoso

Por Agencia Télam

12-01-2020 04:15

Un sólido elenco apuntala "ParaAnormales", una comedia de Matías Del Federico, dirigida por Daniel Veronese, que reúne a un grupo de padres de clase media en el hogar de la directora de un colegio y delata bajezas humanas propias de un modo de ver la vida.

Los personajes de la obra -que se estrenó en el Multiteatro- no escapan a lo cotidiano, aun a lo banal, pero el autor Del Federico tiene buen oído para reproducir un lenguaje que esconde otras cosas detrás de expresiones en apariencia inocentes y sinceras, que responden a ciertos comportamientos urbanos de la actualidad.

La reunión comienza con toda fluidez entre la directora del colegio (Paola Barrientos) y la pareja integrada por María Figueras y Gonzalo Suárez -conocido como el marido del aviso del banco Galicia-, a la espera del resto de los participantes.

Allí la platea se entera de que, además de su poder y liderazgo, Barrientos es sensible a los poderes ocultos, que Figueras es una mujer muy limitada con un lenguaje afín y que Suárez sufre de colon irritable, lo que da lugar a situaciones por demás incómodas.

La segunda pareja (Marina Bellati, Carlos Portaluppi) llega cargada de agresividad y frustración, porque a ella le acaban de robar el celular y porque se nota que el hombre carece de toda forma de contención en su ánimo.

Es entonces que se aclara el porqué de la reunión: hay que expulsar de entre el alumnado a un chico que padecería del Síndrome de Asperger -un mal del que la mayoría de la gente parece saber mucho y que ya ha sido abordado en otras obras-.

Para eso hay que llegar a un acuerdo común antes de que llegue la madre del infante (Laura Cymer), sobre la que caerán como chubasco, cada cual con sus prejuicios personales y de clase, en busca de justificativos para la expulsión.

La carnicería se produce, la mujer es humillada y el resto muestra su vena de circo romano, hasta que lo "paranormal" se manifiesta, la situación se invierte y cada cual recibe golpes similares a los que acababa de arrojar.

Con todos esos elementos siniestros, aunque parezca mentira, el dramaturgo utiliza sus recursos para construir una comedia al fin, una comedia sin gags que hace reír, sin embargo, a la manera de un "stand up", por espejo e identificación.

Autor y director intentan recuperar con "ParaAnormales" los laureles cosechados en 2014 con "Bajo terapia", obra ganadora del Premio Contar 1, que además de cubrir varias temporadas locales fue representada y aun traducida en países como Noruega, Estados Unidos, España, México y Brasil.

La trama tiene algunos puntos de contacto con "¿Qué hacemos con Walter?", un exitazo que se ofrece en el mismo complejo y que está iniciando su tercera temporada, en el que también la esencia está en un grupo que quiere despegarse de un cuerpo extraño y odiado.

Por otra parte, el género de padres en disputa parece haber sido iniciado "Un dios salvaje", de Yasmina Reza, conocida hace una década, que transformaba a dos parejas de ciudadanos normales y civilizados en bestias feroces y acaso caníbales.

Con una escenografía de Rodrigo González Garillo que consiste en living, cocina y comedor diario -de esas que hacen preguntar cómo se las ingenia el profesional para lograr algo nuevo con los ambientes de siempre- y que facilita el movimiento de los personajes, Veronese guía a sus criaturas con solvencia y fluidez.

Por supuesto que lo suyo está muy lejos de aquellos trabajos con El Periférico de Objetos y sus intervenciones performáticas, pero sabe que el teatro comercial tiene otros parámetros y siempre los asumió con honestidad.

En cuanto al elenco, Barrientos da sobrada muestra de su capacidad para asumir un personaje tan identificable y Portaluppi llega a atemorizar con su vozarrón desatado, ambos dentro de un grupo virtuoso cuyos seres representados se asemejan demasiado a los de la realidad.

"ParaAnormales" se representa en Multiteatro, Corrientes 1283, viernes, sábados y domingos a las 20.30, más funciones los sábados a las 22.30.

(Télam)