espectaculos

Emilio del Guercio: Almendra fue nuestro segundo DNI

Por Agencia Télam

12-01-2020 12:45

Emilio del Guercio, bajista del Almendra, afirmó que la pertenencia a esa histórica banda es un "segundo DNI" para los integrantes del grupo y remarcó que el primer disco supuso "una vara muy alta para todos ellos".

"Para nosotros, Almendra fue nuestro segundo DNI. Empezamos a ser artistas autoformateándonos unos a los otros entre los cuatro, corrigiéndonos cosas, o mejorándonos. Esa ha sido la vara que hemos puesto, pero nos la hemos puesto nosotros. Por eso, los diferentes grupos que hemos tenido han tratado de mejorar o estar a la altura de ese material", dijo el músico a Télam.

Télam: ¿Qué es lo primero que siente cuando se habla de ese disco?

Emilio del Guercio: Cuando grabamos con Luis, lo máximo que nos imaginábamos de la adultez era 40 y pico de años, no imáginabamos esta edad. Es muy fuerte, más allá de que estamos acostumbrados a que la gente ha amado este disco durante tantos años. Se ha convertido en un clásico, pero cuando se cumplen fechas así es bastante impactante. El otro día hablaba con Rodo (Rodolfo García) de cómo nos sentimos porque, después de tantos años, la gente reconozca esa música y la respete. Incluso, muchos jóvenes se acercan y me preguntan o me saludan. Es fuerte.

T: El disco suena muy coherente en todo sentido ¿Tenían en claro lo que querían o se fue dando así en la grabación?

EDG: Lo musical lo teníamos pensado, no en el sentido de la producción del audio porque éramos nóveles, pero sí en el sentido del repertorio y el alcance y la amplitud de la música que queríamos hacer. Los detalles de dividir las canciones de acuerdo al dibujo de la tapa fue algo que ya salió sobre la marcha. Todo ese juego conceptual que tenía que ver con cosas que estaban más allá del campo de la música, lo habíamos visto en Los Beatles pero lo habíamos mamado del mundo cortazariano. Me refiero a eso de presentar la realidad organizándola de manera diferente. Tomar lo establecido, hacer otra lectura y presentarla de otra manera. Lo hicimos con mucho entusiasmo y nos salió así. Jugábamos mucho con lo artístico.

T: ¿Recuerda haber quedado conforme con el resultado final del disco?

EDG: Quedamos conformes sobre todo con haber podido grabar, haber podido plasmar ese material. Con los años considero que ahora canto mejor que cuando empecé, pero son cosas que salen en ese momento desde el corazón y con los años uno va mejorando su técnica y su manera de expresarse.

T: Hay un reconocimiento unánime también de los colegas por ese disco ¿Qué le produce eso?

EDG: Es un halago muy grande, no sólo el reconocimiento de los colegas contemporáneos, sino de los más jóvenes que tienen otra cabeza. Para mí, eso es un capital enorme. Eso y que la gente en la calle nos recuerde como nuestra música ha atravesado su vida, es el capital más grande que tenemos.

T: ¿Qué escucha hoy cuando vuelve a ese disco?

EDG: Para mí es un presente, no es algo vintage. Lo percibo como un presente. Esas canciones son una parte de nuestro mundo emocional, espiritual y eso no tiene tiempo.

T: ¿Recuerda alguna anécdota de la grabación?

EDG: Tengo flashes de la grabación que son muy lindos. Me acuerdo que la voz de "Laura va" se grabó a la mañana y Luis se había quedado dormido. Vino medio zombie, con la voz no muy clara. Pero lo grabó así y quedó de esa manera tan íntima, no susurrado, pero casi. Fue increíble. Es una versión que quedó divina. (Télam)