espectaculos

Eloísa Tarruella: Somos el tiempo que vivimos y cómo decidimos vivir

Por Agencia Télam

24-07-2019 02:15

La autora y directora Eloísa Tarruella presenta "Como el clavel del aire", una obra poética centrada en cuatro mujeres que cruza sus historias, creando una suerte de diálogo entre el pasado y el presente que reivindica la lucha femenina.

“El clavel del aire es una flor que crece en espacios diversos, sin sus raíces, a pesar de todo. Tal como les sucede en la obra con Olivia (interpretada Julia Azar) y Sara (Julieta Puleo). Ambas, en distintas épocas, son forzadas a exiliarse por distintas causas, pero continúan adelante, siguiendo su propio deseo, sus convicciones”, expresó a Télam Tarruella, sintetizando el espíritu del espectáculo.

La obra transcurre en dos momentos históricos de la Argentina, la última dictadura cívico-militar y el neoliberalismo, tiempos representados en dos exilios: el de Sara, perseguida política en 1976, y el de Olivia, una mujer de 75 años que en la actualidad es obligada a entregar su casa de toda la vida a una empresa constructora que quiere realizar un emprendimiento inmobiliario.

La trama se desata cuando Olivia se niega a desprenderse de su hogar y la joven abogada (Brenda Bianchimano) que la visita para presionarla, termina acercándose a ella y establecen un vínculo que crece a medida que transcurre la obra.

Olivia es escritora y le cuenta acerca de la novela que está escribiendo sobre dos hermanas (Sara y Chavela -Brenda Fábregat-) en tiempos de dictadura.

“Para no confundir al espectador, decidí que el personaje de Olivia oficie de narradora de los hechos del pasado. De esta manera, se producen conectores, puentes que van hilando la trama. Los dos momentos históricos se van entrelazando en escena”, contó Terruella.

“Como el clavel del aire” se presenta los viernes a las 22.30 en el Centro Cultural de la Cooperación (avenida Corrientes 1543, Capital Federal) y su elenco lo completa Julio Bambill.

Télam:¿Cómo trabajaste para abordar temas sensibles sin caer en lugares comunes ni en el dramatismo?

Eloísa Tarruella: Siempre abordar temas históricos que nos movilizan como sociedad, es una responsabilidad mayor. Mi decisión fue contarlos a través de la mirada de las cuatro mujeres y sus vínculos. Cómo ellas son atravesadas por las situaciones. De esta manera, pienso que se evita el lugar común, el cliché Con respecto al dramatismo, si bien hay momentos difíciles y dramáticos en esta pieza teatral, intenté contarlos sin exagerar, desde el realismo y la verdad de los personajes.

T: Además del exilio, “Como el clavel de aire” toca temas como la vejez y habla sobre cómo el momento político determina gran parte de la vida de las personas.

ET: El tema vejez es central en la obra. Generalmente en nuestra sociedad, la vejez está mal vista, por la obvia cercanía a la muerte, la asociación a los cambios físicos, las arrugas, las canas, el cansancio, la enfermedad. Sin embargo, el personaje de Olivia está llena de vida, escribe, cuida a sus plantas, disfruta de sus placeres. Se trata un poco contar la otra campana de la vejez, sin idealizar, pero desde otra visión menos dramática de edad Con respecto a los momentos políticos y cómo nos influyen, pienso que estamos atravesados. “Somos el tiempo que nos toca vivir”, dice el personaje de Chavela. Y quizás, seamos eso, el tiempo que vivimos y cómo decidimos vivirlo.

T: En los diálogos hay mucha poesía, ¿qué sentís que le aporta a la obra?

ET: La poesía es la esencia de “Como el clavel del aire”, porque la poesía es una forma de ver el mundo. Es observar los detalles, sensibilizarse, dejarse atrapar por las palabras, las metáforas, hacer de lo pequeño algo grande. El personaje de Olivia, es escritora, poeta, su profesión me permite jugar y caracterizar al personaje con su particularidad. En la obra, la escritura sería lo opuesto al neoliberalismo que genera vínculos consumistas..

T: El humor y la ternura están muy presentes en estos personajes que transitan el dolor pero que a la vez están tan aferrados a la vida.

ET: Fue buscada la ternura en los personajes, porque genera un puente con el público, nos identifica, nos conecta, y porque así visualicé a los personajes al escribirlos.

Olivia es una señora mayor, que, si bien se la percibe muy armada y sin dudas, hay algo en su mirada, en sus silencios que me lleva a una ternura muy particular y auténtica. Sin duda, logrado por Azar que es una actriz impresionante. Lo mismo sucede con Paula que se presenta muy rígida en primer momento, y a partir del vínculo que va generando con Olivia, vamos descubriendo esa ternura que aflora cuando habla de su gato, de su pasado. Con respecto al humor, es tan necesario con el drama, las dos caras del teatro, y de la vida. Creo que tiene que ver, además con características mías personales y autorales, en mis obras siempre hay algo de humor y mucha ternura.

T:¿Se puede decir que la obra de alguna manera reivindica a la mujer y su fuerza?

ET: Claramente la obra revindica la lucha humana, en general, pero en especial me interesaba centrarme en las mujeres a quienes, por cuestión histórica y cultura patriarcal, siempre se nos ha hecho un poco más difícil la vida.

...


(Télam)