espectaculos

El uruguayo Fernando Cabrera abre ciclo de recitales en Buenos Aires para enlazarse con la gente

Por Agencia Télam

04-01-2020 10:15

El músico y compositor uruguayo Fernando Cabrera, orfebre de los sonidos y las palabras en la construcción de canciones, iniciará el miércoles una serie de cinco conciertos en la sala porteña de Café Vinilo donde aspira a plasmar otra vez “el ejercicio entre físico y emotivo de enlazarse con la gente por medio de la música”.

“Estoy disfrutando cada vez de presentarme en vivo, tal vez porque ahora tengo un poco más de confianza en mis herramientas, no dudo”, confiesa Cabrera durante una entrevista telefónica con Télam.

Desde su casa en Montevideo, el sitio donde anidan las musas que a través suyo han parido uno de los repertorios más influyentes de la música popular iberoamericana, adelanta que en el ciclo repasará algunas de esas gemas y sumará “unas cuantas novedades de un nuevo disco que voy a publicar durante 2020 porque la ansiedad no me permite reservarlas más”.

Y aunque no quiere referirse en específico a ese repertorio que registrará en solitario y aguarda publicación, el artista, de 63 años, comenta que “no es que tenga una cantidad enorme de canciones, pero siempre tengo una especie de reserva que me permite tener siempre a mano canciones que, si les pongo trabajo, salen”.

“Es un proceso permanente que me ha acompañado toda la vida y que tiene que ver con la felicidad de hacer canciones que a veces se extiende a la música instrumental”, se explaya.

Pese al peso de la obra creada, asevera que ese legado “no me afecta mucho porque he mantenido siempre la misma responsabilidad: Para mí la música es una cosa de vida o muerte”.

El hacedor de temas como “El tiempo está después”, “Por ejemplo”, “Méritos y merecimientos”, “La casa de al lado”, “Viveza”, “Te abracé en la noche” y “Oración”, por citar apenas algunos, analiza que esta serie veraniega en la sala sita en Gorriti 3780 “se ha convertido en una costumbre que me genera mucha alegría”.

La presencia del músico servirá, además, para abrir el ciclo "Verano en Canción" que en la sala palermitana animarán hasta fin de mes Leo Maslíah, Paula Maffia, Sofía Viola, Santi Martínez, Clara Cantore, Cata Raybaud, Georgina Hassan y las duplas Lebrero-Grandone, Moguilevsky–Espósito, Dacal-Grinjot y Mocchi-De Palma.

Consultado acerca del método que aplica para construir sus presentaciones, revela que “va por épocas. Tiene que ver con las cosas que tenga ganas de cantar, qué tengo ganas de hacer en la guitarra, qué tipo de guitarra lleve, el estado de ánimo”.

“Cada concierto -abunda- tiene todo un hilo, un engarce. Además de ser un conjunto de canciones distintas pasa a ser algo más grande de acuerdo a cómo se arme”.

Y en relación al lazo que establece con el público que asiste a sus recitales, Cabrera consigna que “me preocupa mucho que la gente salga bien a la vez que el premio más lindo que recibo del público es ese silencio con el que aprecia mis canciones”.

Ese clima contenido y expectante que generan el trovador y su obra es para el guitarrista y cantante “una actitud absolutamente activa aunque sea menos notoria que la de otras personas en otros contextos donde cantan a los gritos o hacen pogo”.

La comunión en torno a esos pasajes sonoros tuvo una muestra de mayor envergadura en mayo pasado cuando compartió un fantástico show en el Teatro Ópera con el rosarino Jorge Fandermole.

“Fue una experiencia muy buena a partir de la que hicimos una liga muy fuerte y nos convertimos en compinches”, anuncia sobre su lazo con el autor de “Oración del remanso” y “Sueñero”.

Fandermole-Cabrera volverán a reunirse para actuar juntos el 14 de febrero en Punta del Este, una noche después en Montevideo, el 27 de marzo en Rosario y el 28 en la ciudad de Córdoba.

Esa reunión, más el álbum por venir y sus habituales actuaciones son parte de la actividad que lo espera este año y que para el público argentino sumará un compilado con canciones de sus discos del siglo XXI (“Viveza”, “Bardo”, “Viva la patria” y “432”) al que se agregan dos temas inéditos, uno de ellos el sobrecogedor “No recuerdo” que puede apreciarse en YouTube.

(Télam)