espectaculos

El reciclaje de desperdicios según la óptica de las cooperativas

Por Agencia Télam

24-07-2019 07:30

Ulises de la Orden es un documentalista que con “Nueva mente” se propone poner en foco el tema de los residuos urbanos y suburbanos, su deposición en grandes predios, la contaminación y el reciclaje, y en particular el trabajo de quienes con formato de cooperativa impulsan una salida laboral y el equilibrio ecológico.

El autor de "Río arriba" y este mismo año de "Amanecer en mi tierra" habló con Télam acerca de cómo se comprometió con esta realidad muchas veces eclipsada o disimulada para quienes no la conocen de cerca, en su película que se estrena mañana en el Espacio Incaa-Gaumont.

Télam: ¿Cómo nace la idea?

Ulises de la Orden: Surge de que en mi casa con mi familia desde hace muchísimos años que tenemos el hábito y la conciencia de separar la basura, de compostar lo que es orgánico, de sacar a la calle las bolsas por separado, cada una con su contenido. Tenía en la cabeza las imágenes del Tren Blanco de los cartoneros entrando a la ciudad durante la crisis de 2001 y cómo eso permaneció y nos fuimos acostumbrando a verlo

T: Pero hay un eje en las cooperativas...

UDLO: Es que también fuimos viendo cómo se organizaban esas cooperativas de los mismos cartoneros qué van por la ciudad que primero salían individualmente y después empezaron a hacerlo de forma organizada incluso uniformados Todo eso lo tenía en la memoria y en algún momento tome la decisión de empezar a investigar un poco más profundamente. Así aparecieron las cooperativas, como la Bella Flor, eje de la película

T: ¿Cómo fue el trabajo de campo?

UDLO: Investigamos en varias cooperativas y en varios lugares donde se recicla la basura hasta tomar la decisión de filmar en esta. Empezamos con la que se llama Nuevamente, justamente cómo se llama la película, en Morón y ahí tuvimos algunos inconvenientes con el municipio que no quería que hiciéramos la película... hasta que apareció Bella Flor en Loma Hermosa, pero mantuve el nombre la película porque me gustaba el juego de palabras.

T: ¿Fué difícil?

UDLO: Fue como llegar a la luna, porque encontré un mundo absolutamente desconocido y fascinante, con gente con una capacidad de organización y de perseverancia que desconocía. Fue la investigación de campo más este que más me iluminó en toda mi vida me encontré con algo insospechado rico y ojalá la película sirva para visibilizar no sólo las problemáticas y resoluciones que ellos tienen para sí mismos sino también a todos porque prestan un servicio ambiental sumamente importante.

T: ¿Cómo fue el plan?

UDLO: Empezamos a trabajar en 2014 movidos por la inquietud de entender cómo contar una historia donde el público tenga la sensación de que está bueno separar la basura. Ahí empezamos y terminamos entendiendo cómo es la organización de una cooperativa de trabajo, con gente que lleva varias generaciones naciendo, viviendo, y muriendo dentro del basural. Es un tema que da para una serie documental.

T: ¿Cuál es tu meta?

UDLO: Mi objetivo es contarle al público la necesidad de separar la basura y cómo ellos lo llevaron a un nivel de profundidad mucho mayor, porque lograron levantarse y crecer desde ahí con dignidad y no sólo generarse un trabajo sino también reciclar gente, por ejemplo ex presidiarios que salen de la unidad penal que está al lado del basural o chicos de su barrios que están perdidos en la droga y que ellos logran, a través de la inclusión en la cooperativa, recuperar.

T: ¿Cómo es la situación actual?

UDLO: Creo que ahora estamos en un momento bisagra, de máxima tensión con respecto a la capacidad de seguir enterrando basuras más de 17.000 toneladas por día en el Ceamse y estas cooperativas ayudan a la separación y reciclaje, un trabajo social hecho por personas que, a mi entender, son la alternativa para no seguir enterrando tantas toneladas por día.

T: ¿Qué se viene?

UDLO: Dos películas. Una que no tiene nombre todavía sobre una escuela en El Delta, totalmente atípica con los chicos con la cámara a su altura, acerca de una propuesta pedagógica diferente a lo que conocemos. La otra, con mi montajista Germán Cantore, es acerca del compositor y maestro rural jujeño Ricardo Vilca, autor de la música para mi primer película, un gran maestro de la quebrada Humahuaca, que creo llevó la música andina a una vanguardia, como (Astor) Piazzolla con el tango o El Cuchi Leguizamón con la zamba y murió muy joven. Para mí será un canto a la vida. (Télam)