espectaculos

El guitarrista atómico Baltasar Comotto explora nuevas sonoridades en cuarto trabajo solista

Por Agencia Télam

11-08-2020 02:30

Baltasar Comotto, guitarrista reconocido popularmente por su labor junto a Luis Alberto Spinetta, Carlos "El Indio" Solari y Andrés Calamaro, entre otros, experimentará nuevas sonoridades en su cuarto disco solista, que será lanzado cerca de fin de año, tal como lo demuestra "Kiev", primer corte y video en el que se aprecia un singular abordaje cercano a la música tecno-industrial.

"La diferencia con los discos anteriores es que los bajos los grabé yo, algo que nunca había hecho porque siempre había llamado a bajistas. También hay ingredientes nuevos que venían de antes, como el uso de sintetizadores, y a los que ahora he acudido más. Los temas son distintos, más cortos, algunos acústicos. Será un disco distinto", anticipó a Télam el "guitarrista atómico", tal como lo definió Spinetta por su estilo como intérprete.

Precisamente, el primer anticipo, una versión alternativa de "Kiev" junto al "electrogurú" Alejo Ferreres, quien programó una batería Roland 808 para crear un clima tecno, da cuenta de algunos de los terrenos por lo que optó incursionar Comotto en esta ocasión.

La misma canción volverá a aparecer en el disco, cuyo título el músico no quiere revelar para evitar "quitarle impacto", en una versión más orgánica, en la que el propio guitarrista ejecutó el bajo y contó con Juan Pablo Alfieri, de Todo Aparenta Normal, en batería; como a lo largo de todo el álbum.

Pero las novedades también se producen en el plano compositivo, en donde el guitarrista utilizó líneas de bajo o de secuencer como punto de partida para el desarrollo de los temas, en vez de hacerlo en su instrumento natural, lo que dotó de un carácter distinto a sus creaciones.

El parate obligatorio de los shows en vivo que había iniciado con Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado le dieron a Comotto el tiempo para dar los últimos toques a la mezcla, junto a Eduardo Herrera, de la placa que había sido terminada de grabar varios meses antes.

Acaso producto de la necesidad de buscar formas distintas de llegar al público en medio del aislamiento social, cada uno de los tres adelantes previstos serán lanzados con su correspondiente videoclip, tal como se hizo con "Kiev".

En diálogo con esta agencia, Baltasar Comotto dio precisiones sobre su nuevo trabajo, afirmó que no se siente condicionado a nivel interno a la hora de escribir letras por su estrecho contacto con poetas del rock como Spinetta y Solari, y reflexionó acerca de la búsqueda de una voz propia dentro de su recorrido artístico.

Télam: De acuerdo a lo que se puede apreciar en "Kiev", ¿podría decirse que hay un abordaje más cercano en este disco a lo electrónico que a lo orgánico en comparación a los anteriores?

Baltasar Comotto: La diferencia con los discos anteriores es que nunca había grabado un bajo. El disco anterior ("Elite") también lo había hecho con programaciones en la preproducción y luego se pasó a un formato más standard de rock, pero quedaron dando vuelta algunos sintetizadores o sonidos más electrónicos, como secuencias o samplers. Quizás ahora llama más la atención porque sale el video en donde se me ve tocando así. En ese sentido, sí es algo nuevo en cuanto a la imagen y la propuesta. En todo caso, es un disco en el que encaré las ideas desde otros lados porque los temas nacieron del bajo o de secuencias.

T: ¿Eso perfiló de otra manera el trabajo armónico?

BC: Sí, completamente. Está más agarrado a los riffs y a líneas de bajo que a acordes o secuencias de acordes que vienen de la viola, o incluso a las estructuras clásicas de las canciones. En ese sentido, sí hay otra cosa.

T: ¿Cómo juega en su interior a la hora de escribir letras el hecho de haber trabajado con artistas como Spinetta y Solari?

BC: Está buenísimo haber trabajado con semejantes letristas pero una cosa es eso y otra es lo que estoy buscando como dirección en mis letras. Trato de buscar mi lenguaje y mi manera de comunicar con las palabras. No estoy pensando si lo que escribo está muy agarrado a alguien o algo. Estoy como más libre en ese sentido y busco una manera expresiva propia. Sí estoy pendiente en cómo comunicar de la mejor manera ciertas cosas.

T: Popularmente es conocido el sonido de su guitarra por haber tocado con famosas figuras. ¿Le costó encontrar su voz propia o siempre tuvo claro lo que quería decir?

BC: Me parece que esa es una búsqueda que no termina nunca. En mi caso, vengo buscándola desde los 16 años, cuando componía temas con mi hermano y Theo Lafleur, con quienes tenía un grupo. Luego me empecé a vincular con otros músicos y medio que el proyecto mío lo dejé de costado: Luego empecé a conectarme de nuevo con lo que quería decir. Eso se dio en paralelo con los otros proyectos en los que estaba. Me gusta que sea de esa manera porque así también respiro un poco de mi obra. No me considero un artista prolífico que tiene miles de temas. Me lleva mi tiempo armar algo propio y estar conforme con el resultado del sonido. Por eso, esta manera de trabajar, de no estar todo el tiempo sólo con lo mío, me permite respirar. Es como que me refresca la energía. (Télam)