espectaculos

El fenómeno El Joglars parece desinflarse en su propia tierra

Por Agencia Télam

08-01-2019 06:30

Dolores Tuneu, referente del grupo teatral catalán Els Joglars, desmintió que oficialmente se los haya censurado en su territorio, pero que "no nos alquilan, y, cuando hemos ido, mucho público no tenemos: la realidad es la que es", mientras el elenco cumple con funciones en el teatro María Guerrero de Madrid, a la espera de una visita a la localidad de Canovellas, en Cataluña.

Tuneu explicó que cuando su representante envía el dossier a los teatros, desde Cataluña "no se da una respuesta de rechazo, sino de silencio; nos encantaría poder actuar en Barcelona y tener el teatro lleno, pero la realidad es la que es", dijo hoy a la agencia Europa Press y reproducida por Dpa.

La dramaturga usó un ejemplo de Salvador Dalí para ilustrar su situación, ya que el artista, aún estando fuera de España, siempre preguntaba sobre lo que decían de él en Figueras: "Lo que queremos es que cuantas más poblaciones vean el montaje, mejor. Uno puede ir a riesgo de alquilar un teatro privado, pero ya hemos ido dos veces a Cataluña y hemos fracasado", apuntó.

El espectáculo que los ocupa actualmente es "Señor Ruiseñor", inspirado en la figura del pintor Santiago Rusiñol, y preguntada sobre los motivos de esa negatividad del público reconoció que El Joglars siempre fue "un elenco con un espíritu libre" y que no ha esquivado "los problemas, hablando sobre religión, el arte...".

"Señor Ruiseñor", que ya se estrenó en Valladolid y pasó por Zaragoza, juega con la figura de Rusiñol, un artista adicto a la morfina que "murió al pie del cañón"; planteando una confusión con un guía de un museo, Els Joglars enfrenta al pintor con alguno de sus fantasmas en una suerte de viaje alucinógeno con toques sarcásticos.

"Ahora lo que hay es bastante mal humor y cuando miras las redes sociales, está todo lo políticamente correcto y hay menos libertad. El humor es inherente al hombre, como el sentido de libertad, e incluso sirve para enfrentarse a la muerte: incluso en Auschwitz había sentido del humor", añadieron en la compañía. (Télam)