espectaculos

Dúo Giro-Silveyra propone renovado Encuentro entre el bandoneón y la guitarra

Por Agencia Télam

06-10-2020 03:45

A bandoneón y guitarra Alejandro Giro y Adán Silveyra asumen un inspirado "Encuentro", disco donde ambos en lugar de recostarse en la rica tradición sonora de ese par de instrumentos se proponen "una música por fuera de un estilo concreto y más allá de un diálogo entre una voz principal y un acompañamiento" que les permitió "la libertad de no estar sujetos a un estilo", señala el guitarrista.

"Nos animamos a decir que casi no tomamos como referencia nada de la riquísima historia musical entre el bandoneón y la guitarra que generaron duplas como las de Aníbal Troilo-Roberto Grela o Aníbal Arias-Osvaldo Montes. Así que si hay una cita o una influencia a ella no fue de forma consciente", asegura Silveyra durante una entrevista con Télam.

En "Encuentro", material publicado en pandemia y disponible en plataformas, los músicos asumen nueve composiciones originales que remiten a rítmicas diversas como las del candombe, la milonga, el gato y el tango y se atreven a una versión de "Let Down" de Radiohead.

Con este proyecto es que el compositor, bandoneonista y pianista y el compositor, arreglador y guitarrista que se habían conocido en el grupo Irupé, donde tocaban obra de la cantante María Mendizábal, se unieron para dar forma a un álbum tan bello como innovador.

Télam: ¿Cómo nace el dúo?

Alejandro Giro: Conversando en el seno del conjunto de Irupé había muy buena onda entre nosotros y la música fluía. Conversando, al tiempo, le compartí músicas sueltas que nunca había concretado, varias eran simplemente fragmentos. Le gustaron y entonces decidimos comenzar este proyecto para trabajar juntos esas músicas.

T: ¿De qué modo fueron construyendo el sonido como para dar forma a un disco?

Adán Silveyra: El disco se fue moldeando con las ideas compositivas que traía Alejandro todas las semanas. Buscando encontrar distintas texturas entre tema y tema, logramos explorar las posibilidades tímbricas y texturales de esta formación. Es así que, de a poco y semana a semana, fuimos armando nuestro repertorio. Luego lo fuimos probando en vivo o hacíamos una preproducción mediante grabaciones informales para llegar al resultado que se escucha en el disco.

T: Ya desde el título del álbum refieren a un "Encuentro" ¿De ese modo entienden a la música o al menos este proyecto?

AG: Este proyecto cuenta con la particularidad de que la mayoría de los arreglos fueron hechos en los encuentros semanales que teníamos, ahí mismo íbamos probando las ideas que cada uno traía o las que sucedían en el momento. De modo que este material no sería el que es si no fuera por el encuentro para trabajar juntos, compartir y probar ideas. Ese es un espacio creativo que ambos valoramos mucho.

T: ¿Cómo se plantearon lidiar con la extensa y rica tradición del cruce entre guitarra y bandoneón?

AS: Con libertad y sin ataduras. La propuesta es hacer música propia desde la música y no desde el género.

T: ¿Qué sintieron que tenían para aportar a ese legado?

AS: Creo que el aporte podría ser el demostrar que no todo lo que suena en un bandoneón es tango o folclore, si bien el timbre del instrumento sugiere eso. La guitarra tiene en ese sentido más una ligadura a músicas muy distintas (desde el "Concierto de Aranjuez" hasta la música de Roland Dyens).

T: En relación al repertorio firmado casi íntegramente por Alejandro ¿Fue creado para la sonoridad del dúo?

AG: La mayoría de los temas fueron creados para tocarlos en dúo. Salvo "La Pochita" que primero fue un solo de bandoneón pero luego, cuando lo empezamos a trabajar juntos, tomó un vuelo espectacular, en donde aparecieron secciones y armonías nuevas. También "Despedida" desde el inicio fue pensado como un solo de bandoneón.

T: ¿Es un material compuesto "desde" el bandoneón?

AG: Algunos sí fueron compuestos desde el bandoneón. Pero también yo me apoyo mucho en el piano, jugando, improvisando, a veces me surgen ideas que luego las paso a papel y a partir de ahí las empiezo a trabajar para el bandoneón y la guitarra. Hay algo del piano que me da más claridad para algunas armonías, pero también en la búsqueda desde el bandoneón he encontrado frases a las que nunca llegaría desde el piano. "I.42" y "Zen" tienen algo particular: en la versión inicial la melodía surgió cantando y la armonía con el piano, luego las arreglamos para el dúo (y a "Zen" le sumamos el cello).

T: Y al respecto ¿Cómo aparece "Let down" de Radiohead?

AS: La propuesta fue hacer un 'cover' de un tema cantado, no argentino y con nuestra impronta para la estética del arreglo. Dar una versión, más que reproducir meramente el tema. (Télam)