espectaculos

Con 4 lonkos Sebastián Díaz se propone bajar del pedestal al Perito Moreno

Por Agencia Télam

08-01-2020 04:30

La búsqueda acerca de verdad a propósito de lo ocurrido con el exterminio de pueblos originarios en el siglo XIX, que ya tuvo como ejemplo "La muralla criolla", el documentalista Sebastián Díaz aborda ahora "4 lonkos", acerca del perito Francisco Moreno, y su relación con los caciques patagónicos Mariano Rosas, Cipriano Catriel, Juan Calfucurá y Vicente Catrinao Pincen.

El documental que reúne entrevistas con registros de los museos y animaciones se verá desde el jueves en el Espacio Incaa Gaumont.

Télam: ¿Qué dificultades ofrece el tema de deconstruir la imagen de personajes de la historia como el Perito Moreno, entre otros?

Sebastián Díaz: El pedestal donde reposa la imagen del Perito Moreno se cae al emprender cualquier investigación rigurosa. Como decía Osvaldo Bayer, fue un alcahuete, racista y fundador de fascismo, pero además un perverso, un hombre que hizo con los pueblos originarios un gran negocio. En nombre de la "ciencia", se permitió profanar tumbas, coleccionar cráneos y exhibir indios vivos y muertos en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata. Hay que leer sus propias crónicas para aseverarlo, y como en este mundo casi todo está sujeto a opinión y tergiversación, decidimos mostrar los fragmentos de sus propias cartas y lo mismo con Estanislao Zeballos, el otro gran apropiador de cabezas.

T: ¿Cómo fue tu encuentro con los historiadores y antropólogos?

SD: Bayer, con quien realizamos la entrevista en 2015, representó un espaldarazo para mis dos películas. Después la presencia de Marcelo Valko resultó fundamental, esclarecedora y muy didáctica. El testimonio de Carlos Martínez Sarasola fue el primero que filmé. Logramos gran afinidad con Carlos, un entrañable ser humano, e incluso le compartí el material montado de la película para solicitar su opinión y generar correcciones. Otros investigadores que participan, como Fernando Pepe, del Grupo Guias) y Claudia Salomón Tarquini en La Pampa, son muy prestigiosos a nivel académico ¡y yo ya había leído sus libros! En el caso de los descendientes de los caciques historiados, especialmente los del lonko Pincén, éstos fueron sugeridos por Sarasola.

T: ¿Con qué dificultades te encontraste a la hora de buscar material gráfico?

SD: Como yo venía de emprender una larga y rigurosa investigación para "La muralla...", sobre la descabellada construcción en la pampa argentina de la "zanja de Alsina", las dificultades para encontrar material de investigación fueron nulas. Había leído en demasía y estaba muy compenetrado con el material bibliográfico. Conocía a los investigadores, algunos personalmente. Los datos para articular se habían ordenado en mi cabeza de modo tal que pude escribir el guión del documental en cuatro meses y de memoria. El problema es la carencia de material de archivo que pueda ser utilizado en la película. Por eso en muchos casos recurrimos a las animaciones.

T: ¿Cómo pensás que puede cambiar la mirada a la historia argentina poner en vidriera estas trágicas anécdotas de los pueblos originarios?

SD: Para aquellos que piensan que Roca, Zeballos y el Perito Moreno merecen pedestales, esta película no les cambiará nada. Esgrimirán que somos peronistas, izquierdistas, anarquistas o que tenemos desviadas intenciones. No me preocupa en absoluto conseguir adeptos para enrolar a la causa. A su vez, tampoco me considero el vocero de los pueblos originarios. Ellos tienen su propia voz, que no es unívoca, sino que tiene muchos matices. Esta película es solo un aporte más, surgida de una visión personal de la materia en estudio. Mi verdadera y única preocupación es trabajar con respeto y honestidad intelectual. Eso me protege y eleva.

T: ¿Cómo trabajaste el enhebrado entre lo documental y la animación?

SD: Debido a que el material de archivo fílmico sobre la Campaña del Desierto es nulo, el fotográfico escaso y el gráfico poco atractivo, no queda más remedio que recurrir a la animación. Carlos Escudero y Juan Carlos Camardella, dos genios de la ilustración y la animación digital, me ayudaron a lograrlo. Con el guión literario marcado en las escenas de profanaciones de tumbas para que sean explícitos y crudas, exactamente igual a las de los militares y científicos.

T: ¿Cuánto tiempo invertiste en este trabajo?

SD: Tres años y se puede decir que en el lapso de cinco años realicé dos documentales con una misma unidad temática e histórica. Pero si me dan las fuerzas, habrá una tercera, "Rally del desierto", que develará la estafa de la Campaña del Desierto de 1879, que en realidad fue un paseo militar. Nuestro objetivo es seguir rasgando los velos de la historia oculta de nuestra nación para no volver a repetir los mismos errores del pasado. (Télam)