espectaculos

Carlos Álvarez deja florecer su folclórico Girasol que mira adentro

Por Agencia Télam

29-04-2020 02:00

Del contrabajo jazzero al piano y la voz en clave folclórica, Carlos Álvarez sorprende para dar forma a su reciente cuarto álbum "Girasol que mira adentro", un inspirado material al que define como brotado de "la necesidad de hacer un cambio rotundo en mi vida social y musical".

El músico atribuye este presente a que "hace poco más de ocho años me mudé a vivir a Capilla del Señor con mi compañera y mis dos hijos. Quería vivir en un lugar en donde el folclore fuese una fuerza viva y, por otro lado, sentía la necesidad de buscar eso que quería decir sin el impulso de todo lo que venía haciendo".

Pero durante una entrevista con Télam y hurgando en ese impulso, Álvarez confiesa que "una vez que me junté a tocar con Raúl Carnota en su casa y recuerdo lo fuerte que fue para mí verlo y charlar con él acerca de su relación con sus composiciones. Tal vez ese fue el comienzo del comienzo".

En "Girasol que mira adentro", Carlos plasmó una obra conceptual signada por ritmos nativos que registró junto a Emma Chacón Oribe en cello, Diego Barraza en viola e Iván Andrioni en bombo legüero.

Dueño de una historia ligada al jazz y al contrabajo (fue parte del trío de Jorge Navarro entre 2003 y 20169 un sonido desde el que publicó tres álbumes con protagonismo de música propia: "Otro jardín", "Lado A Lado B" y "Viejo cactus".


Télam: Tu tránsito musical que desemboca en este disco podría pensarse como un camino que llega a un punto de ruptura o que se abre a nuevas posibilidades ¿Cuál de esas dos figuras sentís que se acerca más a este presente?

Carlos Álvarez: Creo que hay una ruptura. Mis intereses musicales cambiaron, y principalmente cambió la forma en que me relaciono con ellos.

T: En términos más concretos ¿Cómo fue el proceso para ir del contrabajo al piano y del jazz a esta propuesta de aires folclóricos?

CA: Creo que ambos puntos están muy conectados. Realmente no fue muy difícil la decisión, ya que cuando me dispuse a no tocar más el contrabajo hacía años que no lo tocaba en mi casa. Amo el contrabajo, y llegué a sentir que era mi voz, pero de alguna forma, era el momento de dejarlo atrás. Con respecto al jazz, nunca consideré que fuese mi música. Siempre adoré improvisar, y no puedo negar que he tocado jazz en todas sus facetas, pero mi música siempre fue por otro lado. Igualmente, por ejemplo, hace poco Tony Malaby me convocó a tocar el piano con su cuarteto, y para mí fue un momento musical mágico. Siempre adoraré tocar con aquellos que sienten profundamente lo que tocan.

T: Te hice las dos preguntas anteriores partiendo de la sensación de que tu música -antes y también ahora- funcionaba y funciona dentro de ámbitos de libertad y proposicionesÂ….

CA: Totalmente. De hecho, a diferencia de mis otros discos, en donde la improvisación juega un papel fundamental, la música de "Girasol que mira adentro" está escrita en un 95%, pero lo interesante es que esto fue el resultado de la necesidad de que las sonoridades no se me fueran de las manos, más que una idea previa. Yo escribo lo que escucho en mi interior y trabajo muchísimo para que mi música sea todo lo honesta que pueda, creo que si la búsqueda es desde la libertad el resultado lo transmitirá.

T: En ese camino ¿Qué fue primero? ¿La búsqueda, la necesidad, el repertorio o la formación?

CA: Creo que lo primero fue la necesidad de encontrarme abocado a mi música en un 100% y eso siempre fue de la mano de la búsqueda de aquello que me sonaba en la cabeza. Sentía que, para poder florecer, mis ideas necesitaban que mi formación se profundizara en varias direcciones. El piano, la música folclórica, la música de compositores como Bach o Debussy que eran una deuda en mi formación, la armonía, el campo y sus tiempos.

T: ¿Sentís que vas a quedarte un tiempo en la propuesta que se aprecia en "Girasol que mira adentro" o que es un paso más hacia otros horizontes?

CA: Creo que es el comienzo de un camino que transitará en esa dirección. De hecho, el proceso que me llevó a realizar este disco aún está activo. Sé que me gustaría mucho hacer un disco tocando y cantando solo. También estoy ansioso por explorar qué espacio tiene la improvisación en esta nueva música. Pero por supuesto, la música al igual que la vida, están en constante movimiento así que no puedo negar la posibilidad de que otros horizontes se unan a éste.

(Télam)