espectaculos

Bersuit Vergarabat festeja los 20 años de HIjos del culo

Por Agencia Télam

10-10-2020 04:45

Bersuit Vergarabat festejará esta noche los 20 años de su célebre disco “Hijos del culo” con un recital por streaming que desde las 22 podrá apreciarse en

www.suenaenvivo.com.ar, donde revivirá canciones que, para los músicos de la banda, implicaron “un hito” en medio de la “vorágine”.

Bajo la producción artística de Gustavo Santaolalla y Aníbal Kerpel (la dupla ya se había encargado de “Libertinaje”, en 1998), el disco se cocinó en el estudio de la discográfica Surco que los productores tenían en el barrio Echopark, en Los Ángeles.

Las sensaciones de desazón y de necesidad de alegría que se colaban entre las líneas de los 15 temas de "Hijos del culo" encontraron su contrapunto en los patrones del rock y del candombe.

En diálogo con Télam, Carlos Martín, baterista de Bersuit Vergarabat, recordó el momento que atravesaba la banda al momento de dar forma a “Hijos del culo”.

“Corría el 2000 y nosotros, como grupo, estábamos en un momento formidable. Desde la salida de ‘LibertinajeÂ’ en el 98, no parábamos de tocar y girar por el mundo. Nos habían abierto las puertas Estados Unidos, México, España, toda Latinoamérica, y nuestro crecimiento había sido meteórico”, reconstruyó el baterista.

Con un panorama repleto de compromisos, Bersuit Vergarabat hizo un hueco en la agenda para grabar “Hijos del culo”, pero al poco tiempo de tener listas las bases de las canciones, debió salir de gira por España, dejando el disco a medio hacer.

En esas primeras sesiones, los músicos también grabaron "Perro amor explota", canción que fue parte de la película “Amores Perros”, de Alejandro Iñárritu.

El grupo, que en aquellos tiempos completaban Gustavo Cordera (voz), Daniel Suárez y Germán Sbarbati (coros), Alberto Verenzuela y Oscar Righi (guitarra), Juan Subirá (teclados) y Pepe Céspedes (bajo), compuso las canciones entre las giras y una quinta de verano que había alquilado ese mismo año.

“Era una vorágine y todo era muy fuerte e importante. Cada actividad, cada gira, los festivales, el conocer a otros artistas. El ritmo de trabajo era muy intenso y rondamos los 100 shows por año. Así que la grabación también fue un hito para nosotros”, describió el baterista.

Entre otros hechos, para aquel momento, la banda venía del afilado “Libertinaje”, que había alcanzado la distinción doble platino por las ventas, y del Watcha Tour, una gira que compartieron en 1999 con bandas de la talla de Café Tacvba, Molotov, Juanes y Control Machete, entre más.

Bersuit Vergarabat, que transitaba uno de sus momentos de mayor apogeo y descubrimiento internacional, cerró ese año con un show al aire libre, frente al Obelisco, junto a unas 50.000 personas.

Por esos tiempos, los músicos también conocieron a Ale Balbis, con quien grabaron “Negra Murguera”; y a Bam Bam Miranda, quien participó en “El viejo de arriba” y “La bolsa”.

Además se sumaron los tamborileros de Parque Lezama en “Desconexión Sideral”; y los percusionistas Manu Uriona y Ale Caraballo, que en ese entonces tenían de 18 y 17 años, se acoplaron al viaje.

En un primer momento el disco se iba a llamar “Psicópatas” o “Ser psicópatas”, pero sobre el final los músicos eligieron “Hijos del culo” en alusión a “los hijos no deseados del país”, sugirió la banda durante una entrevista concedida al diario La Nación previo a su lanzamiento.

(Télam)