espectaculos

Bebe Contepomi y un podcast que busca la intimidad de los artistas

Por Agencia Télam

08-09-2020 03:00

Hace dos años que Spotify se lanzó al mundo del podcasting y, con el objetivo de hacer el "más ambicioso en lengua española", inició junto a Bebe Contepomi "Lado BB", en el que el periodista se reúne con artistas en situaciones íntimas y poco conocidas y cuyo primer capítulo estrena hoy en la plataforma de la empresa sueca.

En esta primera temporada, que tendrá un estreno semanal, se podrán escuchar las charlas junto a Fito Páez (primer capítulo), Lali Espósito, Andrés Calamaro, Gustavo Santaolalla, David Lebón, el trapero español Tangana, Cucho Parisi, Ricardo Mollo, Adrián Dárgelos y Pablo Lescano.

"Es la primera vez que no estoy acompañado por una cámara. Eso sorprendió a los artistas y me hizo renacer periodísticamente. Fue como entrevistarlos por primera vez", dijo Contepomi en una entrevista vía Meet a Télam, en la que estuvo junto con el director de Spotify Studios en Latinoamérica, Javier Piñol.

"La idea -explicó Piñol desde Estados Unidos, país donde reside- era usar el podcast para hacer viajar a la gente. Queríamos hacer el podcast más ambicioso en lengua española. La relación tan próxima de Bebe con los artistas era fundamental, entonces empezamos a pensar cómo el usuario podía ser parte de la experiencia".

En ese intento para que la gente "vuele desde su sofá", Contepomi viajó a Liverpool con Cucho Parisi para hacer el tour de los Beatles; se fue de gira a Mar del Plata con Babasónicos; se tomó unos vinos con Lali Espósito en Miami y consiguió que Calamaro diera una nota grabada, algo que El Salmón no suele hacer.

"Con Mollo me encontré en otro plano, soy mucho más amigo hoy que antes del podcast. Me puse en otro lugar", dijo el periodista sobre el capítulo que grabó junto al cantante de Divididos en un viaje a Humahuaca, que comenzaron sentados en el avión en Aeroparque.

"Cuando escuché el de Mollo -señaló Piñol-, salí llorando del estudio. Todo el equipo quedó fascinado. Ahí entendimos que habíamos encontrado el camino y buscamos artistas que no les importara colgarse un micrófono 24 horas. No son entrevistas, son experiencias".

En tren de esa "experiencia", el español explicó entre risas que se ganaron más de un enojo de los ingenieros de sonido de Spotify porque "entre calidad de sonido y experiencia auditiva, siempre elegimos lo segundo".

Es por ello que, de forma natural, se realza cuando a Calamaro se le cae el mate en su departamento, Fito Páez abre la heladera o el ruido de bar y copas chocando con Lali Espósito.

"Yo no me involucro mucho en lo técnico, sé que Javier habló mucho con mi equipo sobre el sonido, que tenía que sonar real, ese era el objetivo", señaló Contepomi.

El periodista, con 30 años de trayectoria en televisión y radio, comentó que para el futuro tienen pensado llegar a los 500 podcast, aunque no quiso ampliar sobre las personalidades que tienen en carpeta.

Consultados sobre la poca participación de mujeres en esta primera temporada, Contepomi aseguró que eran conscientes de la cuestión, y explicó que la pandemia había frenado la grabación de otros podcasts que estaban programados con artistas femeninas.

"Teníamos fecha de grabación con artistas mujeres, no solo de Argentina, pero debieron ser frenadas por la pandemia. Estaban previstas; esto no es un corte, pero la pandemia nos paró", argumentó el periodista.

"Es algo que tenemos muy en cuenta y eso lo pensamos al momento de lanzar el podcast -dijo Piñol-. Una de las cosas que teníamos que evaluar era que la gente está en sus casas y si bien la temporada no está terminada como lo habíamos planificado, teníamos un producto para que la gente pudiera 'volar desde su sofá'".

Télam: Esta primera temporada está marcada por argentinos que, además, atraviesan generaciones y estilos musicales.

Bebe Contepomi: Más allá de que la música es una, en esta temporada la mayoría de los músicos son argentinos, y eso para mí es una reivindicación. Con respecto a los géneros, creo que las generaciones nuevas nos enseñan mucho sobre no tener prejuicios al momento de escuchar música. Se puede pasar de Ricky Martín a Pink Floyd sin prejuicio.

Javier Piñol: Las emociones no entienden de generaciones. Yo creo que esta transgeneración, estilo y estrato social, no solo no se nota, sino que es necesario. El hecho de que las emociones sean parte de la experiencia auditiva, nos pone a todos en el mismo sitio.

T: Este año está marcado por la pandemia. Desde sus lugares, ¿cómo ven a los músicos, que pertenecen a uno de los sectores más golpeados?

BC: Me gusta ver el lado positivo. Hace 15 o 20 años no había streaming y hoy los músicos tienen un escape. No me preocupan tanto los músicos del nivel con los que hablo, sino las familias que viven alrededor de las bandas, como los sonidistas, vestuaristas, etc. Ayer, Dárgelos me decía que hay 20 familias que viven de las giras de Babasónicos. Me parece que esto puso en evidencia que la industria de la música no es solamente Calamaro, sino muchas familias que viven de la música y eso generó en el mundo una solidaridad muy importante.

JP: Yo he sido músico y el 80 por ciento de mis amigos son músicos o actores. Mi padre es transportista y mi madre es trabajadora del hogar y están en la misma situación. Como ciudadanos, no sabemos bien cómo va a terminar esta parada. Sin embargo, estoy esperanzado. Yo nunca asistí a tantos conciertos en stream. Si bien la comunidad de melómanos tardamos en adaptarnos a los tiempos, el público está más abierto y concientizado de que los músicos tienen un lugar muy importante en nuestro bienestar. (Télam)