espectaculos

Alejandro Dolina: cultura popular en la medianoche de la radio

Por Agencia Télam

27-08-2020 04:00

El escritor y músico Alejandro Dolina devino en figura central de la radio argentina gracias a los programas de medianoche que comanda con un suceso de culto desde el 2 de abril de 1985.

"Demasiado tarde para lágrimas", "El ombligo del mundo" y, fundamentalmente, "La venganza será terrible" (el más estable y longevo de la trilogía ya que comenzó en 1993 y actualmente se emite por AM 750), conforman un universo creativo al que la mentada magia del medio retroalimenta.

"Estos programas han permanecido de un modo extraño. Una de las maneras de permanecer es irse modificando y por eso no creo que este aniversario nos vuelva de bronce", apuntó Dolina durante una entrevista concedida a Télam en 2017 por los 30 años de emisiones.

"Semejante cantidad de años -reflexionaba- implica un número pero no me resuena con más fuerza que la que tiene cada cumpleaños. El tiempo pasa y de por sí es una noticia pésima".

Por esos micrófonos itinerantes y con público secundaron al artista Elizabeth Vernaci, Guillermo Stronati, Jorge Dorio, Gabriel Rolón, Gillespi, Coco Silly, Patricio Barton, Adolfo Castelo, Pollo Mactas, Esteban Eseverri, Alejandro Simonazzi, Gillespi, Gabriel Schultz, Cabito y, en forma ocasional, Luis Rubio, Daniel Aráoz, Alejandro Calderaro, Tom Lupo, Pablo Fábregas, Peto Menahem y Luis Piedrahíta.

Actualmente lo acompañan Barton y Gillespi y en el denominado y musical Trío Sin Nombre, sus hijos Martín y Ale y Manuel Moreira.

En ese tránsito y con esas compañías, Dolina cambió varias veces de dial, situación que atribuyó a “la inestabilidad de las emisoras argentinas que se venden, se compran, colapsan y cambian de dirección”.

Sin importar demasiado la estación ni el carácter del staff, el autor de "Crónicas del Ángel Gris", "El libro del fantasma" y "Cartas marcadas", entre otros títulos, despliega una mecánica donde el pensamiento, lo lúdico y lo artístico conforman un combo que se repite en su formato pero se reinventa de manera misteriosa y atrapante cada noche.

Consultado acerca del carácter popular de su envío pese a que en su desarrollo se refiera a cuestiones de la literatura y la filosofía, entre otros tópicos, el creador señaló a Télam en 2014 que "lo que pasa es que puede haber élites compuestas por miles de personas”.

“Esas élites puede que nos hagan pensar en una popularidad que no es más que circunstancial en un teatro. Después salís de ahí y a media cuadra nadie sabe quién sos", graficó entonces. (Télam)