espectaculos

Al borde de los 90 años, Omara Portuondo hizo estallar el Teatro Nacional de Cuba

Por Agencia Télam

20-01-2020 03:00

La diva cubana del canto Omara Portuondo, que en octubre cumplirá 90 años, interrumpió anoche en La Habana varias veces su multitudinario concierto-homenaje para dejar bien claro en medio de canciones que aludían a "últimas veces" que no es el caso, publicó la agencia Efe.

La artista del Buenavista Social Club y "novia del feeling", como se la conoce en Cuba, tomó por asalto el Teatro Nacional de Cuba en el concierto de clausura del 35 Festival de Jazz de La Habana y lo hizo sin mover su diminuta figura de una cómoda butaca, aunque la potencia de su voz sigue intacta.

Tuvo como maestro de ceremonias al músico Roberto Fonseca, quien dirigió el homenaje e hizo al público contener el aliento con sus impresionantes ejecuciones al piano, mientras ofrecía caballeroso su brazo a Portuondo cada vez que salía o entraba del escenario.

Fonseca acompañó a la cantante en los últimos meses como director artístico de su gira "El último beso", con el que recorrieron escenarios de tres continentes, algo que se notó en la química y la complicidad que rezumaban sobre el escenario.

Vestida de turquesa, negro y dorado y con su característico pañuelo rematado en una gran lazada sobre la cabeza, Portuondo estrenó el escenario con "Duerme negrita" y siguió con "Adiós, felicidad" para, en "La última noche que pasé contigo", empezar con su declaración de intenciones.

"¡Serán muchas noches más!", exclamó la artista, que no dudó en levantarse de la butaca, contonear el cuerpo al ritmo de la música y dejarse caer de nuevo en el asiento con un coqueto suspiro.

Sin dejar de pedir al público con insistencia que la acompañara, la casi nonagenaria artista desgranó clásicos del bolero y el son cubano como "Dos gardenias", "Lágrimas negras" o "Por eso yo soy cubana".

También interpretó otros temas de su repertorio, entre ellos "Veinte años" y "Tal vez", pero la apoteosis llegó con "Quizás, quizás, quizás", que cantó a dúo con Cimafunk, un joven artista que se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas en Cuba y comienza ya a hacer sus pinitos internacionales. (Télam)