entrevistas

¿La semana? Bárbaro

En diálogo con Grupo La Provincia, el politólogo Julio Bárbaro consideró que la renuncia de la ministra nacional de Hábitat, María Eugenia Bielsa, “fue el principio”, y que el anuncio del envío al Congreso antes de fin de año del proyecto de despenalización del aborto es para “acariciar el alma del progresismo”. Propuso 'imitar' a Evo Morales en lugar de 'ir a aplaudirlo'. Mirá el video.

Por Redaccion GLP

13-11-2020 05:50

En diálogo con Grupo La Provincia, el referente peronista, politólogo y escritor, Julio Bárbaro, analizó los hechos destacados de la semana y consideró que la salida de la ministra de Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa, “fue el principio”.

¿Qué opina del desplazamiento de la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa?

De entrada dije que el gobierno era muy gris, sin siquiera ministros que comuniquen bien. Es un gobierno que no tiene ideas centrales, ni voluntad de transmitirlas.

Varios nos ofrecimos a ayudar, pero no sabemos a dónde quieren ir. Yo creo que la ministra Bielsa fue el principio. Lo que pasa es que no nos podemos poner a pensar en sustituirla con el intendente de Avellaneda (Jorge Ferraresi), que es bastante provocador en sus actitudes y en su movimiento, si le sirve a la Argentina.

Este gabinete tiene un error central: que es de Capital Federal. Es del partido de Capital, que está armado para perder las elecciones, para trabajar como segundo de (Horacio) Rodríguez Larreta, del PRO, es un partido minoritario en un país donde las provincias peronistas son absolutamente mayoritarias, y gobiernan los de una minoría. Es llamativo.

Bielsa es mujer, que hay pocas en el gabinete, y era del interior. Ahora queda sólo el ministro de Agricultura del interior.

¿Cuánto cree que influyó en este movimiento en el gabinete la carta pública de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner diciendo que hay “funcionarios que no funcionan”?

Yo desde el primer día que asumió Alberto dije: “Paren con el hecho de si Cristina lo limita o no”. Yo estoy distanciado de ambos, pero Alberto tiene su propio mundo y su propia limitación. Cuando asume y convoca al Grupo Puebla, los que entendemos algo de política internacional decimos: "Esto es absurdo". Porque soñamos exportar un modelo del que carecemos. ¿Qué le vamos a vender nosotros si somos un país que hace 40 años que se hunde?.

De la misma forma, cuando todavía tenía buen diálogo con Alberto, le dije: “Que tu amistad con Lula (da Silva) no lleve a un conflicto con (Jair) Bolsonaro”, y me contestó: “Yo no me olvido de mis amigos”.

Podés ver:

EL INTI DESARROLLÓ UN PRODUCTO SIMILAR AL DULCE DE LECHE APTO PARA VEGANOS Y CELÍACOS

Los países no tienen afectos, tienen intereses. Cuando vemos que van a Bolivia a acompañar a Evo nos preguntamos, ya que Evo cuadriplicó las exportaciones en su país, ¿no sería bueno imitarlo en vez de aplaudirlo?

Después de los errores que se cometieron con Uruguay, con Chile, con Brasil, con Paraguay, no hay política exterior. Y Perón decía que la única política es la exterior. La central.

¿Cree que el triunfo de Joe Biden va a influir en la relación de Estados Unidos con Argentina?

La buena relación de (Mauricio) Macri con (Donald) Trump nos hizo un daño enorme, porque nos dejó una deuda infinita, sin una ruta, sin un sanatorio. Anoche lo escuchaba a (Jorge) Fernández Díaz, decir que “la deuda era anterior”, pero la anterior era en pesos, Convertir una deuda en pesos en deuda externa, es traición a la patria, no da lo mismo.

Yo creo que la Argentina no tiene rumbo. Empieza a tenerlo, y en ese sentido no nos ayudaba Trump ni Biden, nos tenemos que ayudar solos primero.

En Europa tendríamos grandes posibilidades de alianzas. Si fuéramos a Alemania, a Francia, a decirles si nos dan una mano para rehacer los ferrocarriles. La Argentina necesita causas, sueños, proyectos y eso no lo logramos aplaudiendo a Evo Morales. Porque que los gorilas de allá sean más brutos que los nuestros no cambia nada.

Podés ver:

¿LOS ARGENTINOS SE VACUNARÍAN CONTRA EL CORONAVIRUS, SEGÚN ESTA ENCUESTA?

¿Qué opina del anuncio de la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, de que antes de fin de año el presidente enviará al Congreso el proyecto de despenalización del aborto?

A Vilma nunca la quise, porque yo soy peronista. Todos estos personajes que vienen del marxismo -Heller, Natanson, Brieger, Página 12- han sido derrotados siempre, entonces ponen el nombre del peronismo y después tenemos que aguantar a Vilma Ibarra que no tiene nada que ver con el peronismo.

Alberto es eso, es la expresión del progresismo, que es una forma de imaginar una sociedad sin rumbo. Hoy el aborto es un tema que nos lastima, ¿qué promesa de campaña? La promesa de campaña central tendría que ser la de pacificación de la Argentina.

Cuando fueron de entrada a tocar el tema de la Justicia, se ganaron estas manifestaciones que están en las calles, que no las pueden devaluar. Es un pedazo enorme de la sociedad que nos pusimos en contra.

Todo el marxismo viejo, gastado, oxidado, sueña con el conflicto. El sueño del peronismo, el del último Perón, era la convocatoria de la unidad nacional.

Podés ver:

CREARON UN DEMARCADOR ECOLÓGICO PARA DELIMITAR DISTANCIAS SOBRE LA ARENA EN LAS PLAYAS

Cuando yo los veía a Pepe Mujica y a Julio Sanguinetti en Uruguay dar los discursos de despedida, decía: “Ellos tienen primero un país, después una ideología”. Son primero uruguayos, después blancos, colorados y frente amplistas. Acá no logramos eso porque estamos marcados por la estupidez.

Vilma Ibarra dice “ahora el aborto”. Quieren conflicto porque son conflictivos ellos en sus vidas. Ese progresismo es estéril. Alberto al poner eso nos mete en un lío más, cuando la Argentina está en una situación donde un jubilado gana 90 dólares por mes.

Cuando se tiene la desesperación de la producción, de la necesidad de generar riqueza y dar trabajo, se me ocurre que hacen el gran ajuste en las jubilaciones, llaman el aborto y el “todes” para acariciar el alma del progresismo, y eso es triste porque lo que marca es lo económico