entrevistas

ENTREVISTA GLP: El diputado Asseff cree que la Corte “está colaborando con un siniestro pacto de impunidad”

En diálogo con Grupo La Provincia, el legislador nacional de Juntos por el Cambio se refirió al fallo de la Corte Suprema que restituyó al juez Castelli de manera previsional y confirmó en sus cargos a los camaristas Bruglia y Bertuzzi. También habló sobre el apoyo de Carrió a Rafecas para la Procuración y un pedido de informe que presentó por la construcción del canal de Montevideo. Mirá el video.

Por Redaccion GLP

05-11-2020 07:49

En una nota con Grupo La Provincia, el diputado nacional por la provincia de Buenos Aires en Juntos por el Cambio, Alberto Asseff, se refirió al fallo de la Corte Suprema que restituyó al juez Germán Castelli de manera previsional y ratificó a los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, hasta que concursen por sus cargos.

También habló sobre la decisión de Elisa Carrió de apoyar la candidatura del juez Daniel Rafecas a la Procuración, y sobre su pedido de informe por la construcción del canal de Montevideo.

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=WUTTlm1cs2E&feature=youtu.be[/embed]

¿Qué opina de la definición que ha tenido la Corte Suprema en las últimas horas sobre el juez Castelli y anteriormente con Bruglia y Bertuzzi?

Creo que la coherencia en la Corte ha quedado reducida a su presidente, el doctor (Carlos) Rosenkrantz, que verdaderamente ha sido fiel a sí mismo y a la jurisprudencia que había aceptado el alto órgano judicial, de modo que ahora estamos todos los ciudadanos alarmados porque lo que fue escrito en el año 2018 mediante acordada, que todos sabemos que tienen una función resolutiva y establecen una decisión por ese método, de un cuerpo colegiado como es la corte, resulta que ahora el tribunal supremo lo reduce a una decisión tipo administrativa, se reinterpreta a sí misma y toma un camino que hemos denominado de diagonal, pero que a la postre significa que se derrumba la columna vertebral de la independencia judicial, que es la inamovilidad de los jueces, algo que por otra parte establece como principio y garantía republicana la Constitución Nacional.

Es un fallo que desestabiliza a la justicia, desploma ese principio constitucional de la inamovilidad, y por otro lado genera mucha suspicacia en cuanto a que se está colaborando con un siniestro pacto de impunidad que verdaderamente es nefasto, desde el punto de vista de la salud republicana, pero también desde el punto de vista de la salud económica, porque no hay prosperidad en la economía argentina y de ningún país del mundo sin independencia judicial.

En las últimas horas, Elisa Carrió salió a pedir el apoyo a la votación de Rafecas en la Procuración, ¿qué opinión tiene al respecto?

Yo tengo una opinión negativa del juez Rafecas por varias decisiones que él adoptó en su carrera como juez federal, una de ellas fue cómo mensajeó con un abogado del ex vicepresidente (Amado) Boudou, aconsejándole lo que tenía que hacer para que prospere un recurso que debía plantear en su propio juzgado, es absolutamente impropio de un juez independiente y probo.

Podés ver:

DOS ESTUDIOS RELEVARON QUE LA LUNA CONTIENE MÁS AGUA DE LO QUE SE CREÍA

Ocurre que el juez Rafecas pasa a ser en este contexto el mal menor, frente a la posibilidad de que una magistrada o aspirante a serlo de origen netamente kirchnerista aupada por el Instituto Patria llegue a la procuración fiscal.

Frente a esa situación, mediante el mecanismo de modificar el modo de elección, es decir que el acuerdo del Senado, en vez de ser de los dos tercios como está establecido actualmente, pase a ser de mayoría simple, y con esa mayoría simple el acuerdo para cualquier candidato que proponga la vicepresidenta (Cristina Fernández) va a salir electo, la nominación de Rafecas pasa a ser el mal menor. Creo que esa es la razón por la cual la doctora Carrió decidió modificar su propio criterio, que lo puede hacer, y auspiciar que Juntos por el Cambio apoye la nominación de Rafecas.

Yo la verdad tengo tantas dudas y me gustaría decir me abstengo de opinar, pero como a un político y a un dirigente no le cabe esa posibilidad en una pregunta tan decisiva, diría que habrá que acompañar el criterio de la doctora Carrió y optar por el mal menor.

Pero la verdad es que es muy feo para la República tener que decirlo de esta manera, el procurador fiscal que es una especie de cuasi poder, un cuarto poder de la República, y sobre todo con un sistema acusatorio como el que va a regir en todo el país, ya está sancionada pero todavía está postergada la vigencia de los procedimientos acusatorios en materia penal, el fiscal cobra una relevancia muchísimo mayor que la que tiene hoy día, y por lo tanto la Procuración pasa a ser un verdadero poder dentro de la Justicia, y es el jefe de los fiscales el que representa los intereses del pueblo.

Podés ver:

UN ESTUDIO ASEGURA QUE LA INMUNIDAD DESARROLLADA CONTRA EL CORONAVIRUS DECAE RÁPIDAMENTE

La verdad es que no es muy placentero decir que yo tengo que apoyar a un magistrado para ese cargo que me resulta el mal menor, pero la verdad es que el realismo de la política obliga a que uno diga eso y ojalá que el doctor Rafecas, si llegara a ser el procurador, ya ejerciendo su cargo lo haga con toda la independencia de que sea capaz y en ese sentido, si es así, lo vamos a respaldar.

Pasando a su tarea legislativa, usted ha manifestado su preocupación e introdujo en el Congreso un pedido de informe sobre la construcción del canal de Montevideo, ¿de qué se trata esta iniciativa?

Es el viejo problema que ha tenido la Argentina desde su nacimiento cuando la provincia oriental que integraba las provincias unidas del Río de la Plata, la confederación Argentina, por distintos factores determinó que fuera un país independiente y se emancipara de las provincias unidas.

A raíz de eso, el Río de la Plata pasó a estar en una situación de tipo limbo, tanto es así que recién se resolvieron las jurisdicciones correspondientes al Uruguay y a la Argentina sobre el río de la plata en 1973, pasó más de un siglo y medio donde el conflicto estuvo abierto, porque la Argentina sostenía que la segregación del Uruguay no incluía al Río de la Plata, incluso se sostuvo en algún momento la teoría de que había costa seca, es decir que la soberanía uruguaya terminaba en la playa, pero se acordó delimitar con justicia y equilibrio que la mitad del río es para el Uruguay hacia el oriente, y la mitad hacia el occidente es argentina.

Pero el problema está en la navegación, el canal de ingreso al Río de la Plata está más cerca de la costa oriental que de la costa argentina, porque la zona uruguaya tiene aguas que vienen del río Uruguay, que es un río pedregoso y entonces no trae sedimentos como sí trae el río Paraná, por los afluentes como el Bermejo que traen una sedimentación caudalosa. Entonces el río nuestro es más barroso, es de menos profundidad que la parte del río de los orientales que es muchísimo más profunda y más naturalmente navegable.

Podés ver:

CORONAVIRUS: UN ESTUDIO DEMOSTRÓ QUE EL MIEDO A SALIR DE CASA DISMINUYE A MAYOR NIVEL EDUCATIVO

Si a eso se le agrega la decisión de parte del gobierno de Montevideo, de hacer un canal que bordea más la costa uruguaya y que va hasta Nueva Palmira, al norte de Carmelo, ya en la desembocadura del río Uruguay, y ofrecerlo como el gran puerto para que todo lo que viene por la hidrovía Paraná Paraguay, desde zonas de arriba, brasileñas y bolivianas, todo el Paraguay y todo el litoral argentino, como un puerto más accesible, más navegable, que además tiene la logística posible en Montevideo que elude definitivamente Buenos Aires, La Plata, Punta Indio, todo lo que es la costa argentina y el tráfico va hacia la parte uruguaya.

En esas condiciones entendemos que no puede haber un aprovechamiento por parte de Uruguay de todo el tráfico comercial fluvial y obviamente marítimo, sin un acuerdo. Las normas del tratado del Río de la Plata indican que debe haber un acuerdo de los dos países, incluso tendría que ser un acuerdo regional que incluyera Bolivia, Brasil y Paraguay por esto mismo.

También está la alternativa de que si ellos insisten en hacer el canal de Montevideo, nosotros hagamos el canal Magdalena que es el que habría que dragar, más sobre la costa argentina y entonces tendríamos un canal de navegación para que todo el complejo agroportuario de Timbúes a Villa Constitución, con Rosario como epicentro y el mismo puerto de Buenos Aires y de La Plata tengan una salida al mar abierto por un canal argentino.

Pero la verdad es que a esta altura del desarrollo histórico, social, político y económico de los pueblos, me parece que lo más lógico es que no gasten ellos en hacer un canal costosísimo llamado Montevideo y nosotros un canal costosísimo llamado Magdalena, y podríamos hacer un canal conjunto.

Mientras tanto, como parecería que ellos están avanzando yo pido informe y llamó la atención sobre una cuestión que es preocupante, entre otras cosas por la inmadurez que significa que dos pueblos hermanos, que además tienen desafíos enormes de cara al futuro estén disputando como hace 200 años a ver quién tiene el mejor puerto del Río de la Plata.

Podés ver:

¿QUÉ DICEN LOS ESTUDIOS SOBRE SI EXISTE O NO LA POSIBILIDAD DE CONTAGIO DE CORONAVIRUS EN LOS AVIONES?

¿Usted nota que el gobierno argentino no ha tomado cartas en el asunto?

Con toda responsabilidad, siendo miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores y como estudioso de los temas de la política exterior, pienso que la República Argentina carece de política exterior, entendiéndola como una política clara, con directrices precisas que no estén sujetas a vaivenes políticos, sino que sea un lineamiento que está por encima y traspasa los turnos políticos, las camisetas partidarias en la política exterior de la República Argentina, que puede tener vaivenes o matices pero nunca cambios de 180 grados ni siquiera de 90, puede haber un matiz de diferencia entre un partido y otro.

En esas condiciones, es evidente que al carecer de política exterior la cancillería prácticamente se abstiene de participar, tanto que incluso con la vacuna rusa ha dicho “no nos metemos con el tema de la vacuna, lo único que le dimos es cobertura a la visita que hizo la viceministra de Salud (Carla Vizzotti)”, es decir estamos con una política exterior ausente, el ministro de Relaciones Exteriores (Felipe Solá) no está al comando verdaderamente de una política exterior.

Además hay una especie de congelamiento o de enfriamiento notorio de la relación Buenos Aires con Montevideo, que viene ya de hace mucho tiempo pero que se ha agravado con la presencia de Alberto Fernández en el gobierno y el cambio que hubo en Uruguay, donde mutó el turno político del Frente Amplio al Partido Nacional.

Y otra cosa que no podemos desconocer como argentinos, es que se han cansado de decir los uruguayos que están convocando a nuestras clases medias y a la gente con alguna capacidad económica, a que se vayan a radicar y lleven su plata su familia, su vida al otro lado del río, y eso no es tampoco muy simpático, más allá de todas las justificaciones que pueda haber, porque estamos mal, pero nuestros hermanos nos tendrían que ayudar y no hacer leña del árbol caído