economia

Solá consideró una locura que el tema Venezuela divida a la región y pidió más integración

El canciller argentino participó del 38° período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Por Agencia Télam

26-10-2020 04:00

El canciller Felipe Solá consideró hoy como "una locura" que el debate sobre la situación interna de Venezuela sea un tema que divida a los países de la región, por lo que planteó la necesidad de defender la voluntad de integración, promover exportaciones entre los socios e ir hacia un "multilateralismo solidario”.

Así se expresó Solá al participar hoy -de manera virtual- junto a otros 27 cancilleres de la región del 38° período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en la que Costa Rica pasó a ocupar la presidencia pro témpore del organismo.

“En medio de una crisis sin precedentes que atraviesa la región, nuestra agenda propositiva está signada básicamente por la voluntad de integración que se está perdiendo, que hoy es mucho menor a la que tuvimos en décadas anteriores", dijo el titular del Palacio San Martín en su participación.

En ese sentido, Solá consideró necesario "profundizar lazos entre las naciones de la región, promover exportaciones e ir hacia un multilateralismo solidario”, en el encuentro del que también participó la titular de la CEPAL, Alicia Bárcena

“Pensemos en nuestro multilateralismo, si tuvimos una OEA solidaria o no, cómo hemos votado. Creo que hemos estado separados, todo ha sido más fuerte que nuestra voluntad de integración. Es una locura que nos separe qué pensamos de Venezuela, ese no puede ser el centro", enfatizó el canciller argentino.

Para Solá la situación interna en Venezuela "se debe tener en cuenta, sí; a lo mejor no tenemos el mismo diagnóstico pero tengamos unidad para ser uno solo frente a la pandemia. Si no conseguimos esa unidad será fácil dividir a América latina y postergarla en las agendas internacionales".

Podes ver

¿CUÁL ES EL GRUPO SANGUÍNEO MÁS RESISTENTE AL CORONAVIRUS?

“Nuestro problema central es la combinación del Covid como elemento sistémico que nadie puede eludir y el encuentro de ese Covid con los desequilibrios que tiene América latina y el Caribe", analizó Solá.

Durante 2019 el crecimiento económico y el comercio sufrieron disminuciones considerables y Latinoamérica se caracterizó por un muy bajo crecimiento con un PBI promedio 4%, inferior al de 2014, caída en las exportaciones y tasas crecientes de pobreza extrema y desigualdad.

"Ese es el momento en que llega la pandemia, que está agravando todo esto”, resumió el Canciller.

El ministro aseveró que la Argentina “cree en el comercio internacional global", y por eso le reclama "a la Organización Mundial del Comercio (OMC) reglas de juego claras".

"Debemos integrar mucho más nuestros mercados, mirar hacia adentro, hay mercados emergentes para todos. Debemos pensar cada uno de nuestros países como exportador pero también como comprador; tenemos que saber negociar y no tener tratados de libre comercio que luego nos llevan a situaciones difíciles, y evitar las miradas unilaterales que generan desequilibrios políticos”, afirmó.

Solá también se refirió a los procesos de renegociación con sus acreedores externos, respecto de lo cual aseguró que el país quiere "honrar sus deudas" para lo cual cerró un acuerdo con el 99% de los bonistas y ahora encara las negociaciones con el FMI.

Al agradecer la labor de Bárcena al frente de la CEPAL, el ministro destacó que "la financiarización del mundo no conduce a una mejor calidad de vida de los pueblos sino todo lo contrario. No tener una política industrial es grave. Ahora vemos, también, que la política fiscal expansiva puede ser necesaria. Los pensamientos únicos se han caído. Todos tenemos dificultades internas: avancemos entonces hacia una América Latina común, unida”.

Del encuentro participaron, entre otros, Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica; Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas; Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba; Kristalina Georgieva, directora general del FMI; y Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

(Télam)