economia

Se advirtió en junio incipiente estabilización del trabajo asalariado registrado privado

Por Agencia Télam

07-08-2020 05:00

El trabajo asalariado registrado en empresas privadas mostró en mayo y junio señales de una incipiente estabilización, pese a las repercusiones directas en el empleo y los ingresos laborales provocadas por la pandemia del coronavirus en la dinámica de la actividad económica, informó hoy la Subsecretaria de Planificación, Estudios y Estadísticas.

De acuerdo con la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), en junio de 2020 el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 trabajadores del total de los aglomerados relevados cayó 0,1% en relación al mes anterior, atenuando sensiblemente los resultados negativos de los meses previos (-0,4% en mayo y -0,6% en abril); y 3,2% con respecto a igual mes de 2019.

Este fenómeno responde a la rápida reacción del sistema productivo que incrementó las contrataciones de personal como resultado de la flexibilización de las medidas de aislamiento y restricción a la producción, consignó la dependencia del Ministerio de Trabajo en su síntesis de la situación de trabajo registrado.

La dinámica observada en mayo y junio "contrasta con las importantes contracciones verificadas en los meses de marzo y abril, cuando regía en casi todo el territorio nacional el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO)", resaltó la cartera laboral en su informe.

Por otra parte, el trabajo remarcó que "hasta el momento, se observa que la contracción del empleo asalariado privado en la Argentina desde la irrupción de la pandemia es bastante menor al verificado en otros países del mundo".

Este freno en la destrucción de empleo se explica por una disminución de la caída en todos los sectores de actividad, como actividades primarias, hoteles y restaurantes y el transporte y, en menor medida, la industria manufacturera y los servicios empresariales.

"Otros sectores gravemente afectados desde el comienzo de la pandemia como la construcción, el comercio y la enseñanza, si bien continuaron con tasas de variación negativas, presentan menores caídas en relación a abril", añadió.

A pesar de esta cierta estabilización en el empleo asalariado privado, el total de trabajadores registrados continúa en baja, debido al comportamiento descendente del resto de las modalidades ocupacionales, entre las que se destacan el trabajo monotributista y, en menor medida, el trabajo autónomo y el de casas particulares, señaló.

No obstante, "no es posible distinguir en qué medida la reducción del trabajo independiente se debe a que las personas dejaron de realizar la actividad laboral o a la decisión de postergar el pago de las obligaciones de la seguridad social en un contexto de fuerte caída de los ingresos", aclaró.

Las expectativas empresariales para los próximos tres meses permiten pensar en la consolidación de este proceso de estabilización del empleo asalariado privado: si bien las expectativas netas de aumento de personal, reflejadas en la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirlas, continúan siendo negativas (-3,4%), resultan de menor intensidad que en meses previos.

La estabilización del nivel de empleo se vincula directamente con la flexibilización de las medidas de aislamiento social para gran parte del territorio nacional, que fuera formalizada a través del decreto que estableció el “Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio". (Télam)