economia

Ratifican condena a empresa de indemnizar a compradores de agua mineral contaminada

Por Agencia Télam

06-11-2020 12:30

La Cámara Nacional en lo Comercial ratificó la condena a la empresa Nestlé Argentina S.A. a indemnizar a dos consumidores por el daño que les ocasionó la ingesta de agua mineral contaminada, confirmaron hoy fuentes judiciales.

Como en uno de los casos el comprador pudo demostrar aportando el ticket correspondiente, que el producto había sido adquirido en un local de Coto CICSA de esta capital, la Sala C de la Cámara hizo extensiva la condena a esa cadena de supermercados.

Si bien se comprobó que no hubo consecuencias físicas “invalidantes”, el tribunal concluyó que J.M.B. y G.P. deben ser compensados por el daño síquico y moral que padecieron por la “gastroenteritis aguda” que les produjo la ingesta de agua que no era apta para el consumo humano.

Además, por aplicación de la ley 24.240 (Defensa del Consumidor) a las indemnizaciones la Sala C de la Cámara sumó 100.000 pesos más intereses en concepto de “daño punitivo”.

Uno de los demandantes pretendía, además, que se tuviera en cuenta los problemas de salud que sufrió por el hecho que motivó el juicio, ya que como dejó de consumir agua y comenzó a ingerir gaseosas, aumentó de peso hasta padecer obesidad mórbida, lo que derivó en el desarrollo de diabetes tipo 2.

Una de las demandadas había expuesto que la marca “Nestlé Pureza Vital” no está registrada bajo su titularidad, sino que es distribuida por “Eco de los Andes”.

La Sala C de la Cámara recordó, en cambio, que en casos de daños al consumidor, el artículo 40 de la Ley 24.240 establece la “responsabilidad solidaria”, además del productor, fabricante o vendedor, de “quien haya puesto su marca en la cosa o servicio”.

Los camaristas Eduardo Machín y Julia Villanueva evaluaron que durante el trámite de las demandas, ambas iniciadas hace siete años, Nestlé publicitaba en su página web el agua en cuestión.

Ante el argumento de Coto CICSA sobre falta de pruebas en su contra, los camaristas destacaron que “no vincula ni los códigos de barras, ni consigna número alguno que permita relacionar lo que efectivamente se adquiere con lo que figura en los tickets que ella misma expide, proceder que, obviamente, no puede tener otro fin que intentar desvincularse de la responsabilidad que le pudiera ser endilgada por los productos que vende”. (Télam)