economia

Qué es un Extended Fund Facility, el programa que la Argentina busca acordar con el FMI

Por Agencia Télam

11-11-2020 06:30

La Argentina anunció que solicitará al Fondo Monetario Internacional (FMI) la implementación de un programa de facilidades extendidas (EFF, por sus siglas en inglés: Extended Fund Facility), para financiar el pago de la deuda de US$ 44.000 millones que tiene con el organismo.

Este programa -denominado también Servicio Ampliado del FMI (SAF)- contempla la posibilidad de brindar fondos para lograr la estabilidad macroecnómica y el crecimiento económico de los países, posibilitando el repago de los préstamos en un plazo más largo que el programa actual.

El préstamo servirá a la Argentina para reemplazar el actual programa stand by, suspendido a fines de 2018, a través del cual se generó una deuda por casi US$ 44.000 millones, cuyo cronograma de vencimientos opera en los próximos dos años.

Si la Argentina logra con éxito negociar la implementación de un programa EFF, podrá estirar los plazos de la deuda hasta los 10 años, y comenzar a pagar recién dentro de 4 años y medio, según explicó el ministro de Economía, Martín Guzmán.

"En comparación con la asistencia proporcionada en el marco de un Acuerdo de Derecho de Giro (Acuerdo Stand-By), los SAF se caracterizan por la participación en un programa y períodos de reembolso más largos", explica el FMI en su sitio oficial.

"El SAF fue creado para ayudar a los países que experimentan graves problemas de balanza de pagos debido a deficiencias estructurales o a un lento crecimiento y una situación de la balanza de pagos muy debilitada; respaldan programas integrales que contemplan las políticas necesarias para corregir desequilibrios estructurales durante un período prolongado", agrega el organismo.

A diferencia del programa firmado en 2018, los EFF suelen tener mayores exigencias con reformas más profundas que los acuerdos stand by.

"Dado que las reformas estructurales orientadas a corregir deficiencias arraigadas suelen tomar tiempo en implementarse y rendir fruto, la participación en un programa del SAF y el período de reembolso tienen plazos más largos que la mayoría de otros acuerdos que pueden celebrarse con el FMI", detalla el organismo en su página web.

Así, la Argentina podría estar bajo la lupa del FMI con un esquema de revisiones periódicas que monitorearán el cumplimiento de las las metas acordadas a lo largo de, al menos, los próximos 3 o 4 años.

"Los acuerdos ampliados suelen aprobarse por períodos de tres años, pero también pueden aprobarse por períodos de hasta cuatro años, a fin de implementar reformas estructurales profundas y duraderas", explica la entidad.

Entre las metas más comunes solicitadas a los países durante los últimos años se establecieron límites mínimos a las reservas y eliminaciones de trabas cambiarias, metas monetarias y de inflación y la exigencia de que la tasa en moneda local sea positiva, es decir, que esté claramente por encima de la inflación esperada, entre otras cuestiones.

En lo que respecta a extensión del préstamo, "los montos que se giran en el marco de un SAF deben reembolsare en plazos de 4 años y medio a 10 años, con pagos en 12 cuotas semestrales iguales. En cambio, los créditos en el marco de un Acuerdo Stand-By (SBA) se reembolsan en períodos de más de 3 años a 5 años", detalla el organismo.

En base a lo que determina el programa, los desembolsos del FMI estarán supeditados "a la observancia de los criterios de ejecución cuantitativos, y el país miembro y el Directorio del Fondo también pueden usar los exámenes para modificar el programa en función de la evolución económica"..

El monto normalmente obtenido en un préstamo en el marco del SAF "está sujeto a los límites normales de 145% anual de la cuota del país miembro en el FMI, y a un límite acumulado a lo largo del período del programa de 435% de la cuota, deducidos los reembolsos programados".

La Argentina debe mucho más -en base al acuerdo cerrado por el organismo con el gobierno de Mauricio Macri- y el FMI deberá hacer concesiones en este sentido para alcanzar un nuevo entendimiento ya que a la administración anterior "le prestaron más de 1000% de la cuota. Y sin pandemia", dijo en su momento Sergio Chodos, el representante argentino ante el origanismo.

En cuanto a los pagos de intereses, la tasa de cargos básica equivale a la tasa del DEG más 300 puntos básicos debido al monto y la prolongación del programa solicitado por el país.

"El staff del FMI y el Gobierno argentino consideran que en las circunstancias actuales, ese tipo de programa -(por el EEF)- es la mejor alternativa disponible", dijo Guzmán el lunes a periodistas extranjeros.

Un informe de Consultatio Financial Services analizó en septiembre último los acuerdos EFF que firmó el FMI desde el 2015 a la fecha. En la actualidad ocho siguen vigentes, que fueron rubricados con Pakistán, Angola, Etiopía, Georgia, Costa de Marfil, Jordania, Mongolia y Túnez.

El estudio concluyó que los EFF son "una herramienta tiene la capacidad de estabilizar a la economía" que los utiliza.

Para Consultatio, la Argentina debería mirar la experiencia de Angola, que pasó por un trauma cambiario similiar, donde "se terminó formando un mercado paralelo en el cual la brecha cambiaria llegó a tocar el 150% a fines de 2017".

La consultora aclaró que el país africano suscribió un programa que compromete el 145% de su cuota, pero que representa solo el 1% del monto total prestado por el FMI.

(Télam)