economia

Préstamos en pesos crecen 50% en el último año, pero se desaceleran desde el inicio de la cuarentena

Por Agencia Télam

05-08-2020 07:00

El endeudamiento en pesos del sector privado aumentó un 50% en el último año, impulsado por el impacto de la pandemia de coronavirus, aunque el aumento se desaceleró en los últimos meses, según un informe de First Capital Group elaborado sobre la base a datos del Banco Central (BCRA).

En rigor, el saldo total de préstamos al sector privado alcanzó los $ 2.356.474 millones en julio, una suba de $ 785.615 millones en los últimos 365 días, equivalente a un aumento del 50% anual, por encima de la inflación del período.

“En los últimos tres meses los préstamos totales crecieron 11,7% y, durante el último mes, el crecimiento fue del 3%. El alza durante el período del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio continúa desacelerándose en la medida que se terminan de colocar los fondos dispuestos por el Banco Central”, explicó Guillermo Barbero, socio de First Capital Group.

Los préstamos comerciales, principales impulsores del aumento del crédito en pesos tras cuatro meses de fuerte suba, registraron una subida más moderada en julio, de $ 13.119 (1,7%), aunque con un alza interanual de 118,6%.

“Resuelto el escollo de la financiación de la deuda externa, nuevas medidas de fomento vía créditos a la actividad comercial e industrial permitirán recomponer el capital de trabajo de las unidades económicas afectadas por el aislamiento", señaló Barbero.

La línea de préstamos personales también creció levemente (0,5%), luego de varios de meses de retrocesos y estancamiento, y cerró el mes con un saldo de $ 400.817 millones.

“La situación laboral crea una doble presión sobre los nuevos créditos", aseguró Barbero.

"Por un lado, la disminución de la fuerza de trabajo privada formal ocasiona que la oferta no se dirija hacia los recientes desempleados y, por otra parte, la demanda permanece cautelosa ante la amenaza de nuevos ceses de trabajo”, agregó.

Las tarjetas de crédito tuvieron un saldo de $ 682.429 millones, un 6,3% superior respecto a junio y 63,9% más que julio de 2019, muy por encima de la inflación del período.

“En los últimos tres meses el alza ha sido del 23,1%. A medida que se van incorporando nuevas actividades observamos un crecimiento de estas carteras, que reúnen características de comodidad y flexibilidad más costos financieros relativamente más accesibles", afirmó Barbero.

En cuanto a las líneas de créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación/UVA, se mantuvieron estables en julio ($ 211.726 millones) y con una caída interanual del 0,3%.

Sin embargo, se espera que reviertan su tendencia en los próximos meses de la mano del relanzamiento del plan Procrear, al que se destinará un fondo de $ 24.000 millones para compra y refacción de viviendas.

Por último, los créditos prendarios presentaron un saldo de la cartera a fines de julio de $ 80.742 millones, evidenciando un retroceso del 6,6% versus fines del mismo mes de 2019 pero una suba del 8,3% contra junio, acelerándose respecto al 3,4% registrado en junio. (Télam)