economia

Ponen en marcha el proyecto para abordar los temas críticos de la Cuenca del Plata

Los detalle en la nota

Por Agencia Télam

13-07-2019 11:30

Organismos internacionales financiarán la puesta en marcha de los trabajos previos para la implementación de un programa transfronterizo que identificó los temas críticos de la Cuenca del Plata, y que afecta la seguridad hídrica, la resiliencia climática y la salud de los ecosistemas.

Se trata del proyecto "Preparando El Terreno Para La Implementación Del Programa De Acción Estratégica De La Cuenca Del Plata", financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), ejecutado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) e implementado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Así se estableció mediante un acuerdo con el Comité Intergubernamental Coordinador de los Países de la Cuenca del Plata (CIC), integrada por la Argentina, Bolivia, Brasil, Uruguay y Paraguay, informaron fuentes consultadas.

La Cuenca del Plata, con un área de aproximadamente 3,1 millones de kilómetros cuadrados, está formada por los sistemas hídricos de los ríos Paraguay, Paraná, Uruguay y de la Plata, y en ella habitan más de 110 millones de personas que producen más del 70% del PBI de los cinco países que la integran.

Desde el CIC se explicó que el proyecto busca acelerar la implementación de los planes de acción estratégicos y promover la inversión en los asuntos prioritarios de la Cuenca del Plata, identificadas en el Programa de Acción Estratégica (PAE) elaborado por los cinco países.

Considerada como una de las cuencas fluviales más importantes del mundo con gran impacto económico, social y cultural para las más de 55 ciudades que alberga, la región enfrenta Temas Críticos Transfronterizos que serán motivo del programa para afrontar causas e implementar soluciones comunes.

Así el programa de acción planteó entre las prioridades abordar la problemática de los eventos hidrológicos extremos, que desde 1970 tornaron más frecuente las inundaciones, ocurriendo en promedio cada cuatro años.

También se analiza la pérdida de calidad del agua, cuyas principales amenazas son la contaminación de origen puntual, consecuencia del vertido de efluentes cloacales e industriales y, en algunas zonas específicas, proveniente de la actividad minera y petrolera, y la de origen difuso resultante de la actividad agropecuaria, además de los residuos sólidos urbanos.

También se identificó que el proceso de sedimentación altera y compromete la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas y, por ende, los bienes y

funciones ambientales que ellos brindan; y a la vez existe una gran preocupación por la amenaza a la integridad ecosistémica de la cuenca.

Además, se observa que el uso no sostenible de los recursos pesqueros altera la estructura y funcionamiento de las comunidades acuáticas, así como la utilización no sostenible de acuíferos en zonas críticas, a nivel regional, donde se aprecia el impacto del desarrollo de las poblaciones urbanas y rurales y el fuerte aumento de las actividades agrícolas e industriales.

El trabajo también alerta sobre los conflictos por el uso del agua e impacto ambiental de los cultivos irrigados, la falta de planes de contingencia frente a desastres en los ríos de la cuenca, y la insalubridad de las aguas y deterioro de la sanidad ambiental que involucra a todas las áreas urbanas.

Finalmente, se plantea superar las limitaciones a la navegación como una de las actividades fundamentales en la integración de la cuenca al permitir la conexión entre centros de producción, almacenamiento y puertos, y potenciar el desarrollo hidroenergético como otra de las actividades centrales para la integración socioeconómica. (Télam)