economia

Para Taranto, el cierre y traslado de autopartistas nada tiene que ver con la pandemia

Por Agencia Télam

17-07-2020 03:00

El presidente del grupo autopartista Taranto aseguró hoy que el cierre o el traslado de plantas industriales a Brasil "nada tiene que ver con la pandemia" y reclamó que el sector sea considerado de "interés nacional" para revisar la carga impositiva y volatilidad cambiaria que afectan su competitividad frente a los países de la región.

Taranto se refirió a a situación que atraviesa la industria de autopartes luego de conocerse que seis empresas del sector cerraron actividades productivas desde el inicio de la pandemia, las que se suman a otras 21 que lo hicieron durante la gestión de gobierno de Mauricio Macri, según un informe realizado por la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC).

"Para que una empresa se vaya hoy, el proceso empieza año y medio antes, no cierra de un día para el otro ni trasladan la producción a Brasil de la misma manera", afirmó el empresario en diálogo con Télam al señalar que a las empresas las golpeó "el cambio de reglas y escenarios de la Argentina y factores que pegan muy fuerte para mantenerse en pie y con ganas".

En los últimos 8 años, ejemplificó para señalar que es "un mal que va más allá de uno u otro gobierno, todos apelaron al atraso cambiario pensando que van a parar la inflación, un recurso que es enemigo total de cualquier tipo de industria, pero cuanto más de la autopartista y la automotriz" por su alto componente de piezas importadas.

"Así entre 2009 y la actualidad, han cerrado actividades productivas unas 47 empresas de la industria autopartista", aseveró Taranto, atravesando períodos de "un atraso malísimo que después termina en una explosión del tipo de cambio que perjudica a todos".

Además, Taranto identificó el peso tributario que pesa sobre la competitividad del productor argentino respecto a los países con industria automotriz de la región como Brasil y México y que se superponen a nivel nacional, provincial y municipal "haciendo una carga insoportable para el local y para la multinacional que puede elegir dónde producir".

También mencionó que el costo empresa "hoy se encuentra en 1.350 dólares promedio por trabajador de la planta frente a los 1.100 dólares de Brasil o los 700 de México" y que refleja el costo de masa salarial, vacaciones, aguinaldo mas indemnizaciones, juicios, cargas sociales y patronales".

Como salida a la crisis sectorial, el industrial autopartista consideró necesario que "el Gobierno termine de definir con el conjunto de la sociedad si se quiere un país con industria automotriz y entonces considerarla de interés nacional, porque solamente en 25 mercados se fabrican vehículos con el nivel de empleo de calidad y exigencia que tiene".

A pesar de la coyuntura, Taranto consideró que el autopartismo puede tener "en función de lo que ya atravesó, un mediano plazo positivo" al entender que "lo peor ya se pasó", pero que "es necesario dar señales y hacer que las terminales empiecen a confiar y a desarrollar plataformas nuevas".

Como única definición política, el empresario recordó que "al ex presidente (Mauricio) Macri nunca se le cayó de la boca la palabra industria, ahora hay que lograr que este gobierno priorice la producción". (Télam)