economia

Los acreedores ahora deberán salir a vender el acuerdo alcanzado con la Argentina, afirmó Chodos

Por Agencia Télam

08-08-2020 01:30

La amenaza del Gobierno de ir primero a una negociación con el FMI y de hacer un nuevo análisis de sustentabilidad de la deuda fue lo que ayudó a destrabar las negociaciones con los acreedores privados, quienes "ahora deberán a salir a vender el acuerdo", según consideró el representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos.

Consultado por Télam acerca de qué es lo que destrabó el acuerdo el pasado fin de semana con los tenedores de bonos bajo ley extranjera, Chodos analizó: "por un lado, la idea que teníamos de extremar el valor de la oferta sin entregar ninguno de los puntos esenciales, y ver si había lugar a partir de una definición hipotética".

Por el otro, ahondó, "si el acuerdo no salía, planteamos pedir primero un programa con el FMI y hacer luego la reestructuración, ya bajo acuerdo con el FMI, y hacer un nuevo análisis de sustentabilidad actualizado".

Según Chodos, "eso significaba pasar de un escenario de -2,3% de déficit del PBI que tenía el análisis efectuado en febrero último, a un déficit de -10% del PBI, luego de la pandemia" de coronavirus, lo cual iba a perjudicar a los acreedores a la hora de definir el valor de la oferta.

"Y eso fue una amenaza seria para ellos, real y creíble", aseveró.

Para Chodos, "lo que queda del proceso de la operación de deuda de aquí al 24 de agosto es la gestión de los bancos colocadores y la venta por parte de nuestros nuevos aliados, los fondos que firmaron el acuerdo", expresó respecto de BlackRock, Monarch, Fidelity y muchos otros, y de los representantes de bonos del canje 2005 y 2010.

Estos acreedores se unieron para negociar una sola oferta, que como resultado del acuerdo con la Argentina quedó en un valor de recupero promedio de 54,9 dólares cada 100 de deuda nominal.

"Creo que será un acuerdo exitoso, no sé si se van a activar todas las Clausulas de las series de bonos, no lo puedo garantizar", expresó, con cautela, sobre el resultado que tendrá la operación.

Para Chodos, uno de los funcionarios que acompañó al ministro de Economía, Martín Guzmán, en las horas decisivas de la madrugada del martes, cuando se cerró el acuerdo con los acreedores privados, consideró que "se trató de un proceso duro pero relativamente corto, en relación a cómo estaban abiertas las puntas".

"Unos siete meses fue relativamente corto y más con pandemia; ellos arrancaron pidiendo más de 90 dólares (cada 100 de valor nominal de 100), luego 75, y con la expectativa de que había un pequeño problema de liquidez y no de solvencia", se explayó en diálogo con Télam.

Y continuó: "Entonces, primero había que bajar esa expectativa con la que habían entrado, en el marco de un acercamiento y de una reconstitución de la relación con el Fondo, en un escenario donde pudiéramos reconstituir el crédito en moneda local y darle tratamiento igualitario a los acreedores, fueron varios frentes dentro de una misma lógica".

El funcionario argentino ponderó también el apoyo del FMI a la negociación que encaró la Argentina. Sin duda, uno de los "hitos fue el análisis de sustentabilidad de Fondo, y luego el análisis de la oferta argentina en base a ese análisis", mencionó.

"El proceso de negociación fue muy arduo, mucho Zoom", dijo Chodos, quien afirmó que, pese a haber transitado más de la mitad de la cuarantena que lleva la Argentina en los EEUU -regresó al país en un vuelo de repatriación y participó de las reuniones de directorio con el FMI de manera virtual-, no se entrevistó personalmente con ningún acreedor.

"El proceso de hacer todo por Zoom es mucho más difícil para generar lazos y comprensión y confianza; se exacerban las posibilidades de incomprensión", aseguró.

Por último, consideró que el caso argentino es importante para las reestructuraciones de deuda que se vienen en los países con crisis de endeudamiento. "Se viene un revival del 2008, con una distribución generalizada de pérdidas, y con China sentada de este lado como gran actor de parte de los acreedores, en el nuevo escenario", concluyó.

(Télam)