economia

La Legislatura ratificó la transferencia del servicio de distribución de energía a la Ciudad

Por Agencia Télam

04-07-2019 03:30

La Legislatura porteña ratificó hoy los convenios suscriptos por el Ejecutivo local y el Estado Nacional que transfieren el servicio de distribución de energía y crean un ente bipartito entre la Ciudad y la provincia de Buenos Aires para el control de la actividad.

La iniciativa contó con el voto afirmativo del bloque oficialista, el Partido Socialista y Evolución, y el rechazo de Unidad Ciudadana, el Bloque Peronista, GEN, Mejor Ciudad y los partidos de izquierda.

Claudio Romero (Vamos Juntos), miembro informante, sostuvo que estos acuerdos sirven para “dar un paso más a la autonomía plena de la Ciudad”.

Además de señalar que se realizará una “auditoría de corte” para conocer el estado de lo que se recibe, destacó que “el traspaso no tiene costo” para los vecinos y la tarifa social quedará ahora a cargo de las jurisdicciones.

El carácter interjurisdiccional del nuevo ente de control se debe, explicó el legislador oficialista, a que la distribución energética es una actividad “indivisible” con la provincia de Buenos Aires.

Sobre ese punto, Paula Penacca (Unidad Ciudadana) estimó que la creación de un órgano bipartito entre la Provincia y la Ciudad puede llegar a ser objetado judicialmente en el futuro por excluir del mismo al Estado Nacional.

Durante el tratamiento en las comisiones y el recinto, el proyecto fue objetado por los bloques opositores y los trabajadores del ENRE, quienes sostienen que se ponen en riesgo sus fuentes laborales, y por asociaciones de usuarios, que reclaman participación en el control de la actividad.

Al respecto, Santiago Roberto (Bloque Peronista) se preguntó por "la situación de los 400 trabajadores del ENRE con 20 años de experiencia" en el control de las energéticas: "Si existe la decisión política de proteger las fuentes de trabajo ¿Por qué no se puso en este proyecto?".

El 28 de junio, en la firma del dictamen de mayoría, se había afirmado que esos puntos quedaban “abiertos” para posibles modificaciones hasta su tratamiento en el recinto.

Aunque finalmente no hubo modificaciones en el texto aprobado, fuentes del oficialismo informaron a Télam que mañana se realizarán reuniones entre el Ejecutivo, los trabajadores del ENRE y las agrupaciones de usuarios para avanzar en soluciones a los reclamos.

Otro punto criticado por la oposición parlamentaria es la falta de precisiones sobre el destino de la deuda por multas aplicadas a las empresas.

“Hay una condonación encubierta de $35.000 millones, de los que 7.000 tienen que ir a los usuarios y que (las empresas) los van a canjear por inversiones que tendrían que hacer los que se llevan la ganancia”, apuntó Myriam Bregman (PTS Frente de Izquierda).

El oficialista Diego Marías, presidente de la comisión de Relaciones Interjurisdiccionales, cerró el debate ponderando los efectos de los traspasos que "mejoran la calidad de vida de los vecinos", como la seguridad y el subte. (Télam)