economia

Guzmán aseguró que las conversaciones con el FMI se daban en un tono constructivo

Por Agencia Télam

21-01-2020 02:45

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró hoy que el Gobierno mantuvo conversaciones en las últimas semanas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a fin de reperfilar el sendero de pagos programados y resaltó que los encuentros se dieron en "un tono constructivo".

"En estas semanas estamos teniendo conversaciones con el FMI que se vienen dando en un tono constructivo", dijo Guzmán durante una conferencia de prensa, en la que anunció que el Ejecutivo enviará al Congreso un proyecto de ley para la restauración de la sostenibilidad de la deuda externa.

En ese sentido, el ministro aseveró que las reuniones "continuarán con el objetivo de reperfilar el sendero de pagos programado" con ese organismo internacional.

"Es sabido que el país enfrenta una carga de amortizaciones de capital muy alta en los años 2021, 2022 y 2023 y que no ha generado la capacidad de pago para hacer frente a esa carga en los tiempos previstos", dijo Guzmán.

Por eso, agregó: "continuamos en conversaciones para poder dar, en ese frente, el alivio necesario para el país. Para hacer frente a las políticas públicas que nos permitan establecernos en un sendero de desarrollo que sea virtuoso e inclusivo".

Además, precisó que la actual relación con el FMI es diferente de lo que ha ocurrido en otras instancias de la historia argentina al señalar que "este es un programa económico ejecutado y diseñado por nosotros y no vamos a permitir ninguna condicionalidad".

El ministro también calificó de "estrepitoso fracaso" al programa que acordó el gobierno de Mauricio Macri con el FMI.

Guzmán indicó que en los últimos dos años Argentina "rifó el acceso al mercado de crédito internacional, aumentó brutalmente el endeudamiento, y no generó un aumento de su capacidad productiva con la cual generar los dólares para poder hacer frente a los compromisos que el país había generado".

Detalló que cuando en abril de 2018 cambiaron las expectativas "se generó el préstamo más grande en la historia del Fondo Monetario Internacional, y esos fondos no fueron utilizados para nada que tuviese que ver con la recuperación de la capacidad productiva del país", sino que "por el contrario fueron utilizados para pagar deuda y para financiar la salida de capitales".

El jefe de la cartera económica señaló al acuerdo anterior como el responsable del "aumento en endeudamiento, de haber provocado una caída de la economía que afectó al mercado interno" y apuntó que también provocó un aumento de la tasa de interés que determinó "un costo del crédito altísimo y la destrucción de empresas".

"Está claro que lo nuestro es distinto y que lo nuestro es nuestro", remarcó Guzmán y aseguró que el Gobierno trabaja para tranquilizar la economía de los argentinos. "Entendemos que la consistencia macroeconómica es una condición necesaria para que el país pueda establecerse en un sendero que sea sostenible. Continuamos trabajando para eso, ahora esperamos el apoyo del Congreso", concluyó.

Por otro lado, Guzmán, pidió tiempo a los tenedores de deuda de la provincia de Buenos Aires y nacional, y dijo que se está trabajando de forma coordinada para encontrar una solución.

"La provincia de Buenos Aires está coordinando con la Nación la estrategia, y mantenemos el principio de que se sirven intereses pero no por demasiado más tiempo, por eso es importante resolver esto rápido", dijo Guzmán.

Afirmó que "el país ni la provincia están en condiciones de pagar capital. No hay ningún país del mundo que a las tasas de mercado actuales pueda hacer frente a los pagos de amortizaciones de capital. A las tasas actuales generaría un problema gigante en el futuro", advirtió.

"Esperamos que la provincia de Buenos Aires se mantenga en su posición, y que los bonistas tengan voluntad de encontrar una solución ordenada porque de lo contrario se van a perjudicar todas las partes", precisó Guzmán.

El funcionario destacó que "en estos momentos la provincia de Buenos Aires enfrenta un vencimiento de capital que es anterior a la fecha en que se estima resolver el problema de la Nación de forma responsable, prudente y coordinada con la Nación".

Por ello, justificó el pedido de tiempo que el gobierno bonaerense le ha formulado a los bonistas, y recordó que la provincia "continúa pagando intereses, pero lo que pide es prolongar un vencimiento de capital del 26 de enero para mayo, de modo de permitir que la Nación tome la iniciativa en este proceso y que la provincia de Buenos Aires vaya detrás".

Explicó que "de nada serviría hacer un salvataje por parte de la Nación de US$ 250 millones para la provincia para el 26 de enero", dado que ello "violaría el principio rector que estamos llevando a cabo que es la sostenibilidad".

"Le estamos pidiendo a los bonistas que nos den el tiempo necesario para resolver un problema de descalabro macroeconómico que ha afectado a todo el país", dijo Guzmán, y señaló como necesario resolver ese problema "para tener las condiciones para poder crecer para poder salir de forma ordenada".

"En la medida en que el país crezca la capacidad de pago se recuperará", concluyó el ministro de Economía