economia

Guzmán: Argentina hizo el máximo esfuerzo que podía hacer en la negociación del canje de deuda

Por Agencia Télam

30-07-2020 07:45

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó hoy que la Argentina "hizo el máximo esfuerzo que podía hacer", en alusión a la última oferta presentada a los acreedores para reestructurar cerca de 63.500 millones de dólares de deuda bajo ley extranjera.

En un evento organizado por el Atlantic Council, Guzmán explicó que la propuesta formulada a los acreedores abarcó múltiples cuestiones que eran parte de la negociación.

"En el aspecto económico, hicimos el máximo esfuerzo que podíamos hacer", subrayó.

Las declaraciones del ministro se producen cuando faltan apenas 6 días para el cierre del plazo previsto de la operación, fijado para el 4 de agosto próximo.

"La Argentina pasó muchas crisis en las que muchas veces hubo promesas que no se cumplieron, y eso es lo que no vamos a hacer", enfatizó el funcionario.

Ante una consulta respecto a la posibilidad de modificar nuevamente la fecha límite, Guzmán se limitó a decir que aún no había nada decidido al respecto.

Al mismo tiempo, advirtió que la Argentina continuará con los planes para reestructurar la deuda en dólares bajo legislación nacional, y que "avanzará con un acuerdo con el FMI, más allá del resultado" de la operación con los acreedores bajo ley extranjera.

"Inicialmente teníamos intención de extender un plazo mayor de la oferta que hicimos, hubo un asunto técnico que evitó que eso suceda, pero porque también estamos reestructurando la deuda en dólares bajo ley argentina, por lo que tendremos un proceso paralelo, evaluaremos las opciones y pronto tomaremos una decisión", se explayó Guzmán.

A modo de raconto, el minsitro señaló que "tuvimos negociaciones con los acreedores que empezaron antes de la crisis de la Covid" y que la última propuesta presentada, a principios de julio pasado, fue "el máximo esfuerzo que podíamos hacer".

Al pasar revista a las negociaciones, dijo que "inicialmente tuvimos reacciones positivas de un numerosos participantes del mercado que consideraron que la oferta era buena para la Argentina y los mercados".

Para Guzmán, "en términos de sustentabilidad, claramente es lo máximo que Argentina puede hacer y esperamos que los acreedores se decidan" a ingresar al canje.

El ministro de Economía ratificó además que la Argentina continuará con los planes para reeestructurar la deuda en dólares bajo legislación nacional, proyecto que ya se encuentra en el Senado y que la próxima semana podría ser tratado por Diputados.

Insistió con que "avanzará con un acuerdo con el FMI, más allá del resultado" de la operación con los acreedores bajo ley extranjera.

En lo que respecta al plano legal de la oferta, Guzmán reiteró que la Argentina se movió bajo parámetros apoyados por el Fondo Monetario Internacional y el G20, si bien se mostró abierto a analizar el tema en el caso de que surgiera "una ventana" de discusión internacional.

"Veremos en la posibilidad de innovaciones y mejoras, pero no es un asunto de decisión de la Argentina y de los acreedores. Si la comunidad internacional adopta innovaciones, la Argentina lo adoptará", sostuvo.

En medio de la pandemia de coronavirus, muchos países están sufriendo crisis de deuda. Un ejemplo de esto es es Ecuador, que en los últimos días pudo cerrar una reestructuración.

Para Guzmán , resolver el problema de la deuda "es una condición necesaria para la estabilidad macroeconómica".

El ministro subrayó que resolver esa cuestión no significa "tener un acuerdo que se base en promesas insustentables porque sería inefectivo para restaurar la estabilidad macroeconómica".

"Si los acreedores no aceptan la oferta, continuaremos trabajando en la sustentabilidad de la deuda a pesar de lo resultados de la operación, avanzaremos con un nuevo programa con el FMI, con quien tenemos una acercamiento constructivo, para continuar con dicho objetivo de estabilidad macroeconómica", subrayó.

Guzmán aclaró que el nuevo programa que se negociará con el FMI tendrá condiciones que no sean recesivas para la economía argentina, entre otras diferencias respecto al entendimiento que se encuentra vigente. (Télam)